https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Macri a los gobernadores: "La Anses no aguanta más"

Mauricio Macri les advirtió a los gobernadores que "la Anses no da para más" y que necesita que le voten una reforma jubilatoria para reducir el déficit fiscal.

El presidente llegó tarde a la reunión con los representantes de las 24 provincias y entró al salón Eva Perón haciendo chistes de fútbol para aliviar la tensiónque habían generado los tributos al vino, la cerveza y la pelea por el Fondo del Conurbano, tres puntos en los que el Gobierno nacional terminó cediendo para avanzar con el paquete de reformas que quiere enviar al Congreso.
Luego, Macri dio un discurso que cayó muy bien pero fue muy duro. "No podemos seguir endeudándonos para el gasto corriente, ya sabemos cómo termina", advirtió el presidente.
"Tampoco voy a emitir para financiar el déficit porque eso genera más inflación y más pobreza", agregó y exigió: "Hay que ordenar las cuentitas". El jefe de Estado les pidió a los gobernadores lo mismo que les había reclamado la semana pasada en el CCK: que bajen el déficit y ajusten las cuentas. En el Gobierno calculan que las provincias tienen un déficit del 0,5 por ciento que se suma al nacional.
Macri explicó que necesita que le voten una reforma para reemplazar la fórmula implementada en el kirchnerismo para calcular los reajustes de la jubilación y atarla a la inflación, al igual que los montos de las asignaciones familiares y los planes sociales.
Como anticipó LPO, en el Gobierno buscan alternativas para reducir los gastos de Anses y tras transferir el plan Procrear a Interior, ahora pasarán el Plan Progresar al ministerio de Educación.
Es que la Anses representa 4 puntos del PBI en déficit y sin ese déficit, prácticamente todo el déficit primario, el país tendría superávit primario. Lejos de mejorar la situación, el macrismo hizo aumentar un punto el déficit con la reparación histórica jubilatoria del año pasado.
La reforma que pide Macri le significaría al Ejecutivo un extra anual de 100 mil millones de pesos, que podría destinar para el Fondo del Conurbano bonaerense y los reclamos de las otras provincias.
En el Gobierno estiman que sin esa reforma jubilatoria, se caerá todo el paquete que incluye la reforma tributaria, la ley de responsabilidad fiscal y el Presupuesto 2018. Es por eso que hoy se hablaba de una suerte de "plan canje" del Gobierno, que dio marcha atrás con los impuestos al vino y la cerveza, pero exige a cambio que la oposición le vote la reforma jubilatoria. El proyecto podría entrar la semana que viene al Congreso.
Luego de Macri habló Rogelio Frigerio, que hizo una exposición política. El turno siguiente fue para Nicolás Dujovne, que dio una charla técnica. El primero en hablar por el lado de los gobernadores fue el riojano Sergio Casas, que se quejó de que su provincia perderá 2 puntos de aportes nacionales en el próximo Presupuesto. Frigerio lo interrumpió y le sugirió hablar de eso en una reunión bilateral.
Después de Casas, la catamarqueña Lucía Corpacci intentó hablar del Fondo Federal Educativo y Frigerio también le tuvo que decir que no era el momento para plantear ese tema.
Tras Corpacci fue el turno de la fueguina Rosana Bertone, la gobernadora que resiste con mayor fuerza la reforma tributaria y la semana pasada advirtió que la eliminación de impuestos internos para la importación de televisores, monitores y celulares implicaría la "disolución territorial de la provincia" de Tierra del Fuego.
Bertone le habló directo a Macri y le recordó que hace dos años viene haciendo un esfuerzo para mantener el diálogo pese a que es de otro partido y para reformar el sistema productivo de su provincia. Le explicó además que ella fue muy crítica de las "formas" del anterior Gobierno, que ahora sufrió por parte del destrato del actual Gobierno al anunciar la medida que perjudica a su provincia. "Me enteré por los diarios", se quejó Bertone.
"Tenés razón, te pido disculpas", le respondió Macri. Luego, Bertone se retiró del Salón Eva Perón abrazada a Marcos Peña. "Voy a ser el primer jefe de gabinete que no se pelee con Tierra del Fuego", le prometió. Rieron.