Los Fiorito, del ex Banco Quilmes, a punto de quedarse con el Finansur de Cristóbal López: sólo falta la aprobación oficial

En la City existe expectativa por lo que se considera un inminente cambio de manos del Banco Finansur, la entidad financiera de Cristóbal López, y se considera que el principal candidato es la familia Fiorito, que en los años 90 comandó el Banco Quilmes, y que inyectaría a la entidad unos u$s10 millones de manera inmediata.

El Banco Finansur actualmente se encuentra suspendido para operar, por lo menos, hasta el próximo 9 de diciembre. La decisión fue tomada por las autoridades del Banco Central de la República Argentina (BCRA) debido a que la entidad del ex holding de Cristóbal López no cumplió con los plazos de un plan de recapitalización que había presentado para darle solvencia a su operatoria.
Si bien la sanción no afecta su actividad básica como banco ya que quedaron exceptuadas las extracciones de saldos para el pago de haberes y otro tipo de servicios, la decisión de la autoridad bancaria máxima aceleró los plazos para el cambio de dueño de la entidad comprada por el empresario kirchnerista en 2013.
De hecho, en una carta enviada por el directorio del Finansur a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores (CNV) , sus autoridades hacen referencia a la sanción del BCRA y aseguran que se encuentran buscando una solución.
"El directorio está gestionando, como alternativa de solución dentro de las previstas en el artículo 35 bis de la Ley de Entidades Financieras, las ofertas recibidas para la compra del paquete accionario de la entidad", asegura el documento.  También aclara que el objetivo de este análisis es el de "proceder a su presentación ante el BCRA para la evaluación y aprobación por parte de dicho organismo de control y que le permitirán continuar como empresa en marcha".
En este sentido, la medida del Central y una disposición tomada por la Superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias se enfocan en la necesidad de coadyuvar a la reestructuración del banco mediante la preservación de su patrimonio.
Como forma de apurar el trámite, durante el fin de semana largo uno de los grupos interesados en quedarse con el Finansur trabajó contra reloj para presentar una contra oferta por la institución en la cual el ex grupo Indalo posee el 70,56% del capital, mientras que Evaristo Sánchez Córdoba controla otro 23,54% y el ex Exxel Group, Jorge Demaría, el 5,9% restante.
Fuentes consultadas por iProfesional aseguran que el BancoCentral todavía no ha dado luz verde para que se avance con la operación, a pesar de las fuertes versiones sobre inminentes medidas al respecto.
En el mercado se asegura que la familia Fiorito, a través de su empresa controlada Fiorito Factoring, quiere picar en punta como principal candidato a quedarse con la mayoría accionaria del Finansur. La operatoria total sería por un monto u$s25 millones, de los cuales unos u$s10 millones se inyectarían de manera inmediata para capitalizar a la entidad.

Pero los Fiorito deben competir con otros dos interesados, uno de origen brasileño. Se trata del grupo inversor Pegasus que no tiene que ver con el creado por el actual vice jefe de Gabinete Mario Quintana.  Además, habría una oferta del holding chino Citic y de una compañía de Santa Fe que se especializa en la comercialización de granos y cuyo nombre es Agrofederal.
De todos modos, los Fiorito apuestan todas las fichas a ser los elegidos y hasta habrían decidido volver a sus orígenes con su anterior banco, el Quilmes. Sin embargo, las negociaciones no serían nada fáciles ya que como Indalo tiene varios juicios y embargos, debe ser la justicia la que termine aprobando cualquier cambio accionario en una empresa controlada por el holding ahora en poder del fondo OP Investment. 

El último balance presentado corresponde al período de nueve meses finalizado el 30 de septiembre y arrojó una pérdida de $95 millones. También evidenció una caída del 22% del total de préstamos al sector privado o de $146 millones con respecto a igual lapso del año pasado, totalizando $516 millones.De lograrse la aprobación, el resultado monetario de la venta deberá ser depositado en los tribunales para ser girado a la AFIP en parte de pago de las deudas tributarias y previsionales que afronta el ex grupo de Cristóbal López. De todos modos, el comprador deberá encarar un fuerte proceso de recuperación delFinansur, tanto de sus cuentas como de su imagen.
En cuanto a las líneas comerciales disminuyeron un 22%, mientras que las de consumo lo hicieron en un 52%. Los depósitos totales otro 39%, llegando a $689 millones y representando el 67% del total de los pasivos. De acuerdo al balance, al 30 de septiembre, el Finansur registraba un defecto de capital sobre el mínimo requerido de $111.9 millones.
Por otro lado, siguió mostrando un elevado nivel de liquidez con un exceso de efectivo sobre el mínimo requerido del 37% y un ratio de cobertura de activos líquidos sobre pasivos líquidos de 71%. Y en el período evaluado, su ratio de calidad de cartera, medido como cartera irregular sobre cartera total, fue de 13,22%. 
En cuanto a sus ingresos netos financieros acumuló una pérdidade $95 millones. El resultado neto de títulos públicos y privados cayó en $21 millones, lo que equivale a una disminución del79% respecto al mismo período del año anterior. Los egresos financieros totalizaron $127 millones o una baja de 32%.
Con respecto al balance, el informe de la Comisión Fiscalizadora del Finansur concluyó en la imposibilidad de emitir una conclusión. Según el documento elaborado por los miembros de esta comisión "existe incertidumbre significativa sobre el futuro del banco que puede generar duda sustancial sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento".
El lapidario informe también advierte que el Finansur sería incapaz de "realizar sus activos y liquidar sus pasivos en el curso normal de los negocios, incluyendo el recupero de la inversión en la sociedad vinculada Nativa Sociedad Gerente de Fondos Comunes de Inversión".
El documento recuerda que el 11 de octubre el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 6 ordenó un embargopreventivo por $41 millones. Es en una causa "GCC Group c/ Banco Finansur s/ ordinario s/ incidente de medida cautelar y embargo preventivo".
A modo de conclusión, el trabajo de la comisión fiscalizadora asegura que sus miembros no están en condiciones de emitir una conclusión sobre los estados contables intermedios adjuntos de la entidad correspondientes al período de nueve meses finalizado el 30 de septiembre".




iprofesional