https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"La inflación se va a presentar con nocturnidad y alevosía. Ni Bolsas ni gestores están preparados…"

Me dice George W. analista londinense que "la inflación se presentará con nocturnidad y alevosía, pero con premeditación. La inflación sorprenderá a todos los participantes en los mercados y a los mercados mismos, porque nadie, absolutamente nadie, cree que esto pueda producirse. Olvidan que cambian los tiempos y las costumbres y, con ello, las varas de medir. La inflación de hoy no es la de ayer ni la de mañana será la de hoy. No todo consiste en medir la temperatura de los precios comprando pan, tomates o mantequilla. Hay nuevos componentes en la inflación de los individuos, las familias y las empresas, como el furor por la tecnología, cuanto más cara mejor. O por las vacaciones y viajes. O por la comida más equilibrada (y cara). También por los gimnasios y mil cosas más. Respecto a la vieja inflación, muy pocos parecen haber reparado en el alza de los precios del petróleo o en la sequía pertinaz que azota a más de medio mundo. Llegará la inflación, subirán los tipos de interés y el mundo de la inversión y de la Bolsa será otra cosa"
Recientemente, José Luis Mártinéz Campuzano escribía en LACARTADELABOLSA queYellen: there are also risk of inflation overshoot. Los bancos centrales siempre deben buscar un cierto equilibrio en los potenciales riesgos. Y lo cierto es que, pese a la contención de la inflación tanto en los datos como en las expectativas, no parece tan descabellado temer que la inflación pueda sorprender al alza en el futuro próximo. Como fenómeno monetario que es y bajo un escenario de fuerte expansión monetaria. De esta forma, los bancos centrales se van a mover en el futuro entre el deseo de normalizar de forma gradual la política monetaria y el temor a que esta normalización sea demasiado lenta. La inflación, su evolución parece ser la clave. Para el BCE es el objetivo explícito de su política monetaria. Y por el momento, pese a superarse el riesgo de deflación, su comportamiento reciente sigue siendo decepcionante...

Algunos gráficos vía David Cano:
Imagen


Imagen

Más allá del petróleo y de las materias primas, de forma más reciente también al margen de la evolución del tipo de cambio del Euro, lo cierto es que la inflación subyacente se ha recuperado en los últimos meses mucho menos de lo que hubiera sido normal dadas las sorpresas positivas en la economía. Por ejemplo, hace unos días también conocíamos una nueva subida en el indicador de confianza económica (ESI) en septiembre, hasta niveles de 113 desde 111,9 en agosto y 111,3 en julio. Al final, alcanzando su nivel más elevado desde antes de la crisis. Y de forma generalizada por sectores económicos y confianza de consumo.

capitalbolsa