Engie evitó pagar millones de euros en Australia gracias a un montaje fiscal

Un complejo montaje fiscal a través de una treintena de sociedades permitió al grupo energético francés Engie (PA:ENGIE) ahorrarse decenas de millones de euros de impuestos en sus negocios en Australia, según reveló hoy el diario "Le Monde" gracias a las filtraciones de los "papeles del paraíso".
El montaje, que fue evolucionando a lo largo de los años, sirvió para borrar una deuda interna entre filiales de más de 1.000 millones de dólares, que en realidad procedía de una transferencia encubierta de beneficios del negocio de centrales térmicas en Australia, indicó el periódico francés.
El origen de todo fue un esquema puesto en marcha en los años 2000 por la compañía británica International Power (en la que Engie tenía un 70 % desde 2011 y compró el 30 % restante en 2012) para remontar los beneficios de las centrales de carbón Loy Yang y Kwinana, ubicadas en Australia, sin pagar el 30 % de imposición.
La forma de conseguirlo fue -de acuerdo con el relato de "Le Monde"- transferir ese dinero a través de "préstamos especializados" utilizando bancos australianos para que los intereses escaparan al control del fisco británico y no hubiera necesidad de reembolsarlos.
Esas transferencias llegaron en 2012 a 1.038 millones de dólares, con un ahorro fiscal de al menos 245 millones de euros, según los periodistas del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que han trabajado con los "papeles del paraíso".
Después de que el Reino Unido anunciara en marzo de 2012 una reforma que debía poner fin a las fallos que eximían de impuestos a los "préstamos especializados", International Power recurrió a otra exención fiscal abierta en 2009 que permitía remontar dividendos de filiales extranjeras sin tasas.
En la práctica, la deuda se repartió entre una decena de sociedades del grupo instaladas en países con legislaciones diferentes, de forma que cuando la nueva normativa entró en vigor en el Reino Unido en enero de 2013, la estructura de los "préstamos especializados" habían pasado a la historia.
Engie Australia explicó que el "proyecto de racionalización de deuda" se llevó a cabo en junio de 2012 para coincidir con la renegociación del préstamo bancario que había financiado la central de Loy Yang B.
Desde entonces, la compañía francesa ha dado un giro a su negocio energético con la venta de sus activos más contaminantes, y así cerró una central de carbón en Australia y ha puesto en venta la de Lony Yang B.


efe