https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Arrancan en Grecia subastas electrónicas de hipotecas bajo presión acreedores

Bajo la presión de los acreedores del país y con tres meses de retraso comenzó a funcionar hoy en Grecia un sistema electrónico de ejecuciones hipotecarias, considerado una de las piezas clave para aliviar la cartera de deudas morosas de los bancos.
De las subastas tan solo están excluidas las viviendas de primera residencia, cuyo valor objetivo no supere los 300.000 euros.
El objetivo del sector bancario es realizar hasta finales del próximo año entre 15.000 y 20.000 subastas y alcanzar una media de 40.000 pujas anuales en los próximos tres años.
Tan solo hasta el final del año están programados 50 concursos a través de la plataforma electrónica.
La realización de las primeras ejecuciones hipotecarias hoy fue posible después de que la Asociación de Notarios de Atenas, la más importante del país, aceptara este lunes participar en el proceso.
Hasta ahora las subastas de hipotecas se celebran solo de forma presencial, pero la protesta feroz de asociaciones ciudadanas en los tribunales llevaron a que los notarios se negaran a dar curso a los procedimientos de ejecución.
En los próximos días se espera que se sumen al proceso las demás asociaciones de notarios del país.
Para hoy están previstas además 28 subastas presenciales en diversos tribunales del país, pero diversas plataformas antidesahucio han anunciado que las intentarán impedir.
Desde el comienzo de la crisis hace ocho años centenares de miles de hipotecas se convirtieron en morosas, y la principal causa fue la caída abrupta de los ingresos de la clase media.
Los sucesivos Gobiernos tomaron medidas de protección de la primera vivienda y posibilitaron acuerdos extrajudiciales para que los deudores pactaran con sus bancos modelos de pago.
Además, miles de deudores consiguieron reducciones sustanciales del tramo mensual de sus hipotecas por decisiones de tribunales.
Los acreedores del país, en cambio, consideran que los Gobiernos helenos han actuado con demasiada laxitud en esta cuestión y que han protegido también a deudores en condiciones de pagar.
En junio pasado, las deudas no cobradas de los bancos helenos sumaban 103.400 millones de euros, lo que equivale a casi el 60 % del PIB de Grecia y su reducción es considerada primordial por parte de los acreedores para el saneamiento de la banca del país, que en los últimos siete años necesitó tres recapitalizaciones.


efe