Un invento argentino para tratar el gas de mercurio de las lámparas y tubos de luz


El autoridad Ambiental Nacional aprobó la tecnología de Tritulamp, un dispositivo creado por el Grupo Pelco para procesar luminarias que son consideradas residuos peligrosos; el mercurio es considerado el material más tóxico del planeta.

A través de la Resolución 2017-291-APN-SECCYMA del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, se aprobó la tecnología del Grupo Pelco, empresa líder en el tratamiento de residuos industriales, para romper y procesar lámparas de bajo consumo y tubos fluorescentes. El dispositivo creado por la empresa, denominado Tritulamp es íntegramente un desarrollo nacional.
Según la Ley, este tipo de desechos son considerados residuos peligrosos, ya que contienen mercurio suficiente para contaminar hasta 30 mil litros de agua.
“La toxicidad de las lámparas de bajo consumo no es de público conocimiento. Sin embargo, estas bombillas, consideradas ecológicas por disminuir el consumo energético, contienen mercurio y, en caso de romperse, pueden ser dañinas para la salud”, destacó Luis Whul, creador del Tritulamp y Presidente de Pelco.
En este sentido, el dispositivo destruye la lámpara mecánicamente. A partir de su trituración, se generan los residuos sólidos y gaseosos, compuestos por partículas de vidrio, los cuales se precipitan en el fondo de la unidad para su disposición como residuo sólido urbano. Por otro lado, los perjudiciales gases de mercurio son aspirados por la unidad de ventilación y filtrado y retenido en un filtro para tal fin.
Finalizado el proceso, los residuos se trasladan a las plantas del Grupo Pelco, donde se emite un certificado de tratamiento de residuos peligrosos, disponiéndolos de acuerdo con la Ley. Además, al ser un dispositivo trasladable, Tritulamp disminuye los riesgos de rotura de material frágil y baja los costos de mantenimiento y almacenamiento para quienes contratan el servicio.


Acerca del Grupo Pelco
El Grupo Pelco es una empresa argentina especializada en el tratamiento de residuos industriales que inició sus operaciones en 1993. Cuenta con tres instalaciones, dos plantas en el partido bonaerense de Tigre y una ubicada en la localidad santafecina de Puerto San Martín, donde se gestionan más de 90.000 toneladas anuales de residuos industriales, reincorporando al circuito productivo materiales reciclados y componentes para su reutilización. Además, en 2013 inauguró el Centro de Recepción de Aparatos Electrónicos en Desuso en Benavidez, destinado a la revalorización de este tipo de residuos (RAEE´S).