https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tras ganar las nuevas centrales, "Nicky" Caputo pone en venta parte de Central Puerto

Nadie le puede negar a Nicolás "Nicky" Caputo su olfalto para los negocios. Apenas una década atrás pagó 180 millones de dólares por la generadora Central Puerto. Gracias a la readecuación de tarifas y el ciclo pro mercado que inició su amigo el presidente Mauricio Macri hoy el valor de esa compañía ronda los 3.000 millones de dólares.

Es por eso que en el mercado no sorprendió cuando esta semana se supo que Caputo otorgó mandato de venta a una institución por un porcentaje de su tenencia en Central Puerto. Difícil que encuentro mejor momento para hacer un cash out. LPO se comunicó con la empresa, pero en Central Puerto dijeron so saber si la venta alcanzara a la totalidad de la empresa o solo a la tenencia de Caputo.Capitalización que acaba de pegar un nuevo salto con las dos centrales que le adjudicó el ministro Juan José Aranguren y que suman a la generadora que adquirió junto a Guillermo Reca, Claudio Peres Moore, Carlos Miguens Bemberg y la familia Escasany, unos 1.000 millones de dólares de valor.
La semana pasada, Central Puerto fue la gran ganadora de la última licitación de generación, llevándose 409 megavatios sobre un total de 500 megavatios licitados, como anticipó en exclusiva LPO.
Esa inversión le permitirá a la empresa, mediante un contrato a 15 años, cobrar un monto cercano a los 18.500 dólares por megavatio de capacidad instalada por mes. Por esta razón la empresa pasó a valor 1.000 millones de dólares más en el mercado desde que ganó la licitación.
Caputo compró Central Costanera en el 2006 por 180 millones de dólares. Hoy el valor de la compañía ronda los 3.000 millones y tras la licitación de dos centrales que le adjudicó Aranguren, trepó otros 1.000 millones.
La empresa, hoy tiene un valor de mercado de $46.253 millones (USD 2.700 millones) -luego de una pequeña toma de ganancias- tuvo su máxima escalada cuando Cambiemos se acercaba a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con chances de ganar y el mercado dio por inminente la suba de las tarifas eléctricas, como sucedió. Esa trepada hizo cumbre a principios de febrero de 2016 y desde entonces tuvo una tendencia declinante aunque con altos y bajos hasta que comenzaron las ofertas agresivas de la empresa en las licitaciones convocadas por Aranguren.
En las dos primeras rondas, Central Puerto no recibió ninguna adjudicación, pero con precios cercanos a su máximo histórico, Caputo dio mandato de venta internacional, según confiaron a LPO fuentes al tanto de la operación. 
En el mercado discutían si el Gobierno rechazaría por tercera vez las inversiones propuestas por Caputo -que en las dos rondas anteriores también presentó ofertas muy agresivas para quedarse con casi todo lo licitado- o si finalmente el mejor amigo del Presdiente tendría su parte del pastel.
El ingreso de Caputo a Central Puerto se produjo a fines de 2006 cuando Sadesa, liderada por Miguens Bemberg, le pagó a la francesa Total 180 millones de dólares y se hizo cargo de 436 millones de dólares de deudas por esta empresa y por Piedra del Águila. En ese entonces la acción de Central Puerto cotizaba $2,60. Un año después había duplicado su valor y hoy vale $30,55.
Así, pese a que el grueso de la suba se concentró en los últimos dos años, desde la adquisición por parte de Sedesa hasta la fecha, el rendimiento promedio de Central Puerto resultó del 25% anual. Habiendo descontado el mercado ya buena parte de los aumentos de tarifas y la adjudicación de las licitaciones más rentables por la ley de Emergencia Energética, parecería que el mejor amigo del presidente considera que este es un buen momento para empezar a desprenderse de activos físicos -una operación similar lanzó en Mirgor-. Queda flotando el interrogante de para que se está preparando el mejor amigo del presidente, para acumular tanta liquidez.