¡Segunda alerta de Crash del FMI! Esta vez se trata de la volatilidad

Otra semana, otra advertencia sobre escenarios de crash financiero de las mentes entusiastas del Fondo Monetario Internacion. En el escenario de la semana pasada, resaltamos la discusión sorprendentemente sincera de la institución oculta en su último Informe de Estabilidad Financiera: "Las crecientes vulnerabilidades a medio plazo podrían descarrilar la recuperación global"... o lo que es equivalente a decir que el sistema financiero está a punto de colapsar.
Como citamos anteriormente, en la sección también llamada "Escenario de Dislocación Financera Global" porque "crash" suena demasiado mundano, el FMI usa un modelo DSGE para proyectar la situación financiera global actual, y admite ominosamente que "las preocupaciones sobre una continua acumulación de cargas de deuda y las valoraciones de activos sobreestiradas podrían tener repercusiones económicas globales" . El FMI realiza un "análisis de escenarios" para ilustrar cómo una revisión de los riesgos podría "conducir a un aumento en los diferenciales de crédito y una caída en el mercado de capitales y en los precios de la vivienda, haciendo descarrilar la recuperación económica y socavando la estabilidad financiera".
Esta semana, el FMI ha ido un paso más allá, cortejando a los principales medios financieros para publicitar su advertencia sobre los peligros de una volatilidad históricamente baja y las estrategias cortas en volatilidad relacionadas.
Como informa el Financial Times, el Fondo Monetario Internacional advirtió que el uso cada vez mayor de productos financieros exóticos ligados a la volatilidad de la renta variable por parte de inversores como los fondos de pensiones está creando riesgos desconocidos que podrían dar lugar a una severa conmoción en los mercados financieros.
En una entrevista con el Financial Times, Tobias Adrián, director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, dijo que el creciente apetito por el rendimiento estaba impulsando a los inversores a buscar formas de aumentar los ingresos a través de instrumentos complejos.
Si bien aplaudimos esta advertencia del FMI, es absurdamente tardía. Además, creemos que el FMI está subestimando seriamente la magnitud del riesgo de corto plazo en los mercados financieros. De hecho, el departamento de investigación del FMI haría bien en leer el reciente informe de Artemis Capital Management al que llamamos la atención de los inversores.
Artemis estima que las estrategias de ingeniería financiera que están cortas en volatilidad, ya sea explícita o implícitamente, ascienden a más de 2 billones de dólares. Sin embargo, tanto Artemis como el FMI piensan lo mismo cuando se trata de lo que pasaría si hubiera un aumento sostenido de la volatilidad.
El FMI cree que la baja volatilidad sostenida aumenta los incentivos para que los inversores asuman niveles más altos de apalancamiento mientras causan modelos de riesgo que usan la volatilidad como un insumo importante para subestimar los niveles reales de riesgo que los participantes pueden asumir.
Con la volatilidad implícita en las acciones cada vez más baja, los inversores que han apostado a que los mercados se mantendrán tranquilos han sido recompensados. Sin embargo, es difícil determinar la verdadera cantidad de productos complejos que se venden y que están vinculados a la volatilidad de diversos activos debido a que dichos acuerdos se realizan principalmente en privado. Los reguladores, por lo tanto, encuentran difícil cuantificar los riesgos en caso de un shock inesperado en el mercado.


capitalbolsa