La salida de Estados Unidos del Nafta podría impactar en la Argentina por su dependencia del financiamiento externo

Se acerca la última ronda de negociaciones entre México, Canadá y Estados Unidos para redefinir los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés). Y como ya es costumbre, el presidente estadounidense Donald Trump amenazó con salirse del acuerdo de libre comercio que se constituyó en la espina vertebral de la industria mexicana.

En la XIV Conferencia anual de Moody's en Buenos Aires, LPO aprovechó para preguntarle a los expertos de la calificadora de riesgo por la exposición al riesgo de la economía argentina a una nueva devaluación del peso mexicano. Es que la última vez que México experimentó una corrección repentina de su tipo de cambio, Argentina también atravesaba un proceso de endeudamiento externo. La retirada de los flujos de capital repentina derivó en la recesión de 1995 por el efecto Tequila.
Para el economista en jefe de Moody's, Gabriel Torres, lo primero es que la inversión ganó en sofisticación desde ese entonces hasta ahora y no huye de una región, sino de un país puntual, por lo que, a priori, los capitales no deberían abandonar Argentina en caso de que Trump resolviera romper con la zona de libre comercio, del mismo modo que decidió hoy romper con la Unesco, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.
"En la medida en que dependés de capitales extranjeros, un shock que te corte el aflujo puede traerte problemas. ¿Puede Nafta llevar a eso? No lo sé", respondió Torres. Los problemas alcanzarían a la cuenta corriente, cuyo déficit está siendo cubierto con dólares de deuda, encarecer el financiamiento de los compromisos asumidos y obligar hacer menos gradual el reordenamiento macroeconómico.
Una de las diferencias que rescata el Gobierno es que, a diferencia de lo que ocurría a mediados de los noventa, esta vez el tipo de cambio es flexible, por lo que esta variable podría significar un amortiguador frente a una oleada de crisis de monedas sin que el Banco Central deba sacrificar reservas, como fue el caso el 1995. Eso fue lo que sucedió con el Brexit.
Más extensivo fue el análisis del oficial de crédito regional y vicepresidente de Moody's, Mauro Leos. Él, mexicano radicado en los Estados Unidos, advirtió que cada vez que Trump sale con estos anuncios, el peso mexicano fluctúa, sube tal vez hasta $20 y con la calma subsiguiente la cotización vuelve a bajar, a modo de sustos.
"Si no hay NAFTA, eso afecta de manera fundamental a México en todos los sentidos -financiero, de crecimiento y más-. Ahorita vamos a la cuarta ronda (de negociaciones), es decir, se acerca el final y es donde bluffear es más importante porque ya está uno cerrando la negociación y ese elemento es uno importante de la estrategia de los Estados Unidos, al menos de esta Administración. Hay que distinguir entonces la reacción de los mercados ante estas declaraciones y frente al resultado final."
En efecto, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvo una leve baja del 3% entre agosto y septiembre, los números no reflejan el posible impacto sobre la economía mexicana de la posibilidad de que Trump le aseste un golpe de semejante magnitud en el núcleo de su economía. En efecto, para los inversores las palabras de Trump son un "bluff".
'Si no hay Nafta, eso impacta directamente en México e indirectamente en los demás países. Primero por la actitud comercial y por otro lado, habría repercusiones para las monedas latinoamericanas', aseguró Leos a LPO.
"Si no hay Nafta, eso impacta directamente en México e indirectamente en los demás países de Latinoamérica. Primero porque lo que hay que evaluar es si esa actitud en términos comerciales -y Nafta en esto es esencial-, tendrá consecuencias en otros acuerdos comerciales, porque esa misma actitud podrá verse cuando negocie con Colombia o Brasil y con Argentina en temas relevantes".
Puntualmente, los términos en la negociación de la reapertura de las importaciones de biodiésel argentino dejaron en claro que Trump está decidido a bloquearlas por los medios que sea.
"De ninguna manera uno puede equiparar el impacto que tendría en México al que podría tener en otro país. Pero lo que vamos a seguir viendo de acá a hasta el primer trimestre del año que viene es que van a seguir apareciendo estas noticias o estos ‘choques noticiosos' y va a seguir habiendo reflejos de parte de los mercados en particular en lo que corresponde a monedas", concluyó Leos.