EN QUÉ INVIERTE EL FONDO DE INVERSIÓN DE LA CIA DEDICADO A LA TECNOLOGÍA

La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) tiene su propio fondo de inversión de capital de riesgo que pone dinero en las empresas más innovadoras de Silicon Valley desde 1999.
Se llamó originalmente Peleus, una referencia al padre del griego Aquiles, pero luego cambió su nombre a In-Q-Tel: la Q es por el personaje que provee la tecnología en las películas de James Bond.
Este fondo de inversión coloca dinero en compañías que pueden lograr desarrollar tecnología útil para la comunidad de inteligencia estadounidense en 36 meses. La particularidad es In-Q-Tel es que está estructurada como una organización independiente de la central de inteligencia y cualquier otra agencia gubernamental y está constituida como una corporación sin fines de lucro: verbigracia, se trata de una firma de capital de riesgo que no tiene necesidad de devolverle el dinero a sus inversores externos y que, además, puede utilizar el presupuesto reservado de la CIA.
Su reputación en la industria excelente: si bien In-Q-Tel no revela la cantidad de dinero que coloca en cada inversión, su sola presencia suele atraer nuevos inversores. Así, por cada dólar que invierte la firma de la CIA, otros capitales de riesgo invierten entre US$ 11 y 15 más, de acuerdo a Business Insider y The Wall Street Journal.
Sus últimas inversiones seis conocidas son:
Primer: se trata de una startup creada por Sean Gourley, un neozelandés que trabajo como analista de inteligencia para el Pentágono y ahora va a utilizar su sapiencia en matemáticas en este nuevo emprendimiento. Los mismos algoritmos que servían para buscar patrones en las comunicaciones de terroristas, ahora serán utilizados para analizar datos de mercado. Gourley lo vende como tener cientos de analistas en una única inteligencia artificial. Esta startup ya recibió en 2017 US$ 14,7 millones de capitales de riesgo, incluido In-Q-Tel.
Cylance, que utiliza inteligencia artificial para analizar y eliminar malware mucho antes de que se convierta en un problema. In-Q-Tel invirtió en esta empresa en 2016.
Orbital Insight analiza millones de imágenes enviadas por satélites todos los días para obtener resultados cómo saber qué tan bien le está yendo a un negocio al analizar cuántos autos estacionan en sus alrededores. O, por ejemplo, para analizar cómo le va a la economía China. In-Q-Tel invirtió US$ 5 millones en 2016, y Google Ventures lideró una ronda de inversión de US$ 15 millones.
Ciphy construyó un drone que está conectado a una base a través de un microfilamento patentado. Puede monitorear un área durante días así como mejorar las comunicaciones de una zona determinada. Ideal para zonas de guerra. La firma de la CIA invirtió en esta empresa en 2015.
Atlas Wearables creó una aparato vestible que permite saber el ejercicio exacto que hace la persona y hacer recomendaciones en consecuencia. La inversión se llevó a cabo en 2015.
SnapDNA, un dispositivo del tamaño de la una mano que puede analizar ADN en minutos. El año de la inversión fue 2012.

infotechnology