https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ciudad: buscan bajar ingresos brutos y que menos empresas lo paguen

La alícuota caerá del 3% al 2% en 2018, según el proyecto de Presupuesto 2018 enviado esta tarde a la Legislatura. Además, unas 20.000 industrias dejarían de pagarlo si se aprueba el nuevo tope de facturación para quedar exento. También habrá beneficios para monotributistas adheridos al régimen simplificado.



Hace minutos, el ministerio de Hacienda porteño envió a la Legislatura el proyecto de ley con el Presupuesto 2018, que entre otros aspectos destacables establece, para las industrias, una fuerte reducción del impuesto a los ingresos brutos, cuya alícuota pasará de 3 o 4% actual, según el caso, al 2%.
El texto consolidado que comenzará a tratarse en comisión la semana que veine pretende eliminar las diferencias que actualmente existen entre aquellas compañías que están radicadas en la Ciudad y las que no, y busca elevar de $ 24 millones a $ 75 millones los topes de facturación anual para considerar exenta a la actividad industrial.
Por otra parte, el proyecto de ley incluye una ampliación de los montos del régimen simplificado, para equipararlo a las categorías del monotributo de la AFIP: los techos pasarán de $ 400.000 de ingresos anuales a $ 700.000, por lo que se prevé impactar en más de 10.000 contribuyentes.
Con este presupuesto, el Gobierno porteño da el primer paso en su intención de realizar una revisión integral del sistema tributario. De hecho, según supo El Cronista de fuentes gubernamentales, Ingresos Brutos irá declinando su alícuota, siendo de 1,5% en 2019 y de 1% en 2020.
El alivio tributario significará a la Ciudad dejar de recaudar cerca de $ 3.800 millones, un 3,% de los más de $ 111.000 millones que espera recabar vía este impuesto en 2018.
El objetivo, explican desde los equipos técnicos, es reducir la carga impositiva para devolverle rentabilidad a las compañías y provocar una reducción en los precios al consumidor. También se espera que impacte en el nivel de empleo.
Egresos e ingresos
El Ejecutivo demandará a la Legislatura que le apruebe gastos por $ 222.383 millones, un 11,5% respecto al cierre estimado para este año, casi la mitad de la inflación que registra el Índice de Precios al Consumidor del distrito (IPC-CCABA).
Desde Parque Patricios se esmeraron en aclarar que este año se presenta "un presupuesto equilibrado", con superávit económico de $ 45.350 millones y un resultado primario de casi $ 10.000 millones, que lleva al déficit cero.
La previsión de gastos y recursos fue elaborada siguiendo las directrices del proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal que ingresó al Senado, y que conmina a las jurisdicciones a no sobrepasar el gasto corriente por encima de la inflación.
Para estar a tono con la prerrogativa nacional, fuentes del Gobierno porteño hablan de una "repriorización" y una "eficientización" del gasto corriente, pero que no golpearía a la plantilla estatal ni reduciría el gasto social.
Según la información a la que accedió El Cronista, las áreas de Educación, Salud y Desarrollo Humano y Hábitat explican el 53% de los gastos previstos, mientras los gastos en infraestructura explican el 18% del presupuesto.
En materia de seguridad, el año que viene se destinarán $ 34.629, un 14,6% más que para el año en curso.

cronista