53º Coloquio de Idea Empresarios clave de la industria y los servicios coincidieron en reclamar una “reforma laboral”


Rocca, de Techint, y Galperín, de Mercadolibre, aseguraron también que la educación debe cambiar para formar trabajadores para el mundo actual

El presidente de la Organización Techint, Paolo Rocca, y el Fundador y CEO de Mercado Libre, Marcos Galperín, coincidieron en que una reforma laboral es necesaria para garantizar mayor formalidad en el mundo del trabajo y el crecimiento de la Argentina, y también acordaron en que es necesario cambiar el sistema educativo para formar trabajadores que se adapten a un mundo con cambios tecnológicos constantes.
En el panel “El juego de las superficies”, moderado por el periodista José del Río, que se desarrolló durante la tercera jornada del 53º Coloquio de Idea, la posibilidad de realizar una reforma laboral, en el contexto de la realizada recientemente por Brasil, apareció como uno de los temas de la disertación.  
Rocca celebró el contenido general del Coloquio y consideró “importante poder hablar de una agenda de largo plazo. Hasta ahora hacíamos una agenda de contingencia. Argentina hoy ofrece la posibilidad de pensar una agenda de largo plazo”.
Galperín aclaró que “cualquier discusión sobre el empleo en Argentina debe dejar firme que el poder adquisitivo de los trabajadores tiene que estar garantizado” y  aseguró que su sector “no está en crisis”, y que en la Argentina su empresa contrató 400 personas este año y no tienen problemas sindicales ni de competitividad”.
“Nuestro principal problema es encontrar gente capacitada para trabajar. Si queremos salir de los índices de 30% de pobreza y queremos llegar a un dígito es imposible hacerlo con el régimen laboral que tenemos, y si miramos lo que está pasando con nuestro principal socio comercial hizo una reforma no nos podemos quedar al margen”, estimó.
Rocca coincidió con Galperín y agregó: “Hay tres temas en la agenda de largo plazo, el cambio en las relaciones laborales, el tema educativo, y repensar la situación del conurbano bonaerense para que la Argentina avance en un esquema de gobernabilidad y de largo plazo”.  
“El cambio en la tecnología que transforma el mundo del trabajo. La robotización, y también transforman a una velocidad muy superior a la de un ajuste gradual de las relaciones laborales. Es necesario estimular la inversión de riesgo de las empresas y hay que darles flexibilidad. El trabajo a término y la concepción del modelo laboral actual no son las del mundo que conocíamos. Una buena opción son los contratos colectivos y los contratos por empresas. Hay que revisar una rigidez que al final perjudica la capacidad de adaptación de la economía. Esto está en la agenda en todo el mundo, cómo adecuar las relaciones laborales con la disrupción”, añadió.
En cuanto a la agenda de prioridades, Galperín indicó que “el marco laboral está construido en el siglo pasado, mientras que este es el siglo de la Inteligencia artificial y de los robots, por lo nuestro principal socio comercial hizo una reforma no nos podemos quedar al margen”, estimó.
Rocca coincidió con Galperín y agregó: “Hay tres temas en la agenda de largo plazo, el cambio en las relaciones laborales, el tema educativo, y repensar la situación del conurbano bonaerense para que la Argentina avance en un esquema de gobernabilidad y de largo plazo”.  
“El cambio en la tecnología que transforma el mundo del trabajo. La robotización, y también transforman a una velocidad muy superior a la de un ajuste gradual de las relaciones laborales. Es necesario estimular la inversión de riesgo de las empresas y hay que darles flexibilidad. El trabajo a término y la concepción del modelo laboral actual no son las del mundo que conocíamos. Una buena opción son los contratos colectivos y los contratos por empresas. Hay que revisar una rigidez que al final perjudica la capacidad de adaptación de la economía. Esto está en la agenda en todo el mundo, cómo adecuar las relaciones laborales con la disrupción”, añadió.
En cuanto a la agenda de prioridades, Galperín indicó que “el marco laboral está construido en el siglo pasado, mientras que este es el siglo de la Inteligencia artificial y de los robots, por lo que el modelo que tenemos es imposible que genere empleo a los chicos que hoy están en la escuela. Vamos a tener que tener una flexibilidad que hoy no existe en el mundo laboral”.
Y cuestionó que “que los trabajadores tengan que aportar un 2,5% de sus ingresos a sus sindicatos, porque eso hace que no estén alineados, al menos tendrían que tener esa flexibilidad, y así los sindicatos tendrían que estar preocupados por mantenerlos”.
En la misma línea, Rocca consideró: “No podemos tener la planta parada por 10 personas alrededor de un fogón”, frase que fue aplaudida por la concurrencia  y añadió: “No estoy refiriéndome solo a nosotros, también a usted, (secretario general de la UOM, Antonio) Caló, porque se perjudican ustedes también”.
Rocca se mostró a favor de “erradicar la ilegalidad y la extorsión, tener amortiguadores sociales que permitan a las empresas crecer y tener costo previsible. No judicializar accidentes de trabajo, lo que crea un riesgo no evaluable para las empresas, especialmente a las PyME. Y esto es parte de la reforma de Brasil”.

Sin embargo, Rocca aclaró: “Esto hay que hacerlo en acuerdo con las organizaciones sindicales. El Gobierno está avanzando en esta dirección”.
Sobre la cuestión educativa, y el número uno de Techint aseguró que “si uno trabaja en educación para el empleo construye ascenso social. Una reforma educativa es fundamental porque hoy el 60% de los chicos no llegan al nivel básico de matemática. Y los docentes tienen que ser evaluados”.
Galperín, en tanto, acordó con que es necesaria una reforma educativa, en la que “la tecnología puede jugar rol importante” pero reconoció que “va a ser difícil para el estado modificarlo aunque tenga las mejores intenciones”.
También abogó por “la alternancia en los sindicatos. El modelo sindical creo que está agotado. Si queremos sacar a millones de argentinos de la pobreza hay que generar empleos formales pero es imposible con el modelo laboral actual”.
Respuesta a Lanata
Respecto del rol del empresariado y en referencia a la polémica que lanzó ayer el periodista Jorge Lanata cuando acusó de “cobardes” a los empresarios, Galperin consideró que “no se puede generalizar porque no fue fácil expresarse cuando tenés responsabilidades y gente a cargo”.
En la misma línea, Rocca dijo: “Es muy arbitrario hablar del silencio de los empresarios. Como dijo Marcos, es un error generalizar. Tenemos 300.000 empresarios del campo que han hecho oír su voz con fuerza, No creo que podamos decir que el señor Héctor Magnetto sea un cobarde. Yo personalmente creo que Héctor ha hecho frente, así como lo han hecho otros grupos en el mismo medio, así que no comparto esa visión”.
“Hay quien intentó capitalizar sobre la situación anómala, otros que mantuvieron el rumbo. Todos pagaron un costo, en Argentina y en otros países. A Techint le expropiaron seis empresas en Venezuela. Todos reportamos a una comunidad de banqueros, de accionistas y de trabajadores y tenemos que defender el interés de nuestras empresas”.
También indicó que el hombre de empresa “opera con elevada tasa de retorno para hacer frente a un riesgo imprevisible. Esto ha frenado el crecimiento. La empresa evalúa el riesgo empresario y después piensa en lo que puede pasar”.

 “Se están creando hoy oportunidades para que las empresas desplieguen su potencial. Todos los motores de la Argentina tienen que actuar. Si actuamos bien vamos a transmitir una idea distinta del empresariado”, señaló.  
En torno a la situación actual del país, Galperín aseguró que es “súper optimista de la Argentina que vienen. Se están haciendo cambios de fondo. Va a tomar décadas. Pero va a cambiar para siempre”.
Rocca, por su parte, dijo: “Argentina tiene la capacidad de generar talentos. Mercadolibre es un ejemplo. Hay un talento interesante. Techint empezó como una empresa con impronta italiana pero construyó una identidad de talento argentino. Y seguimos incorporando talento”.
“Cuando hablo de reforma laboral me refiero también al gran desafío de cómo logramos recapacitar al personal para un nivel de automatización muy distinto. Este año Techint incorporó 3.000 personas: 1.400 en Vaca Muerta pero también 800 en Siderca, para exportar. Pero tuvimos que entrevistar 3.000 personas para los puestos de Siderca, que solo contaban con el secundario. Hay problemas de formación gravísimos. Hay droga. Hay persona que salieron de escuelas técnicas que tienen problemas básicos”, explicó.