53º COLOQUIO ANUAL DE IDEA SÍNTESIS EJECUTIVA Miércoles 11 de octubre de 2017

Transformando IDEA


-          Javier Goñi (presidente de IDEA)

·         Hay un mensaje de la Madre Teresa que dice: “Yo sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo lanzar una piedra al agua para generar muchas ondas”.
·         En IDEA queremos generar esas ondas. El punto de partida fue el coloquio de 2016 (“Puentes hacia el futuro”), construido sobre el concepto de 2015 (“Tiempo de acordar y hacer”) y en base a la historia del Instituto. Esta construcción es el andamiaje de un piso sobre otro, con aprendizaje, pero también con cambios sobre la marcha y mirando siempre hacia adelante.
·         Transformación viene del latín transformatio, que alude a lo que se cambia pero sin alterar sus valores.
·         IDEA también se transforma. La transformación hacia la Argentina que queremos se logra con humildad, para reconocer lo que debemos modificar y con el convencimiento de que una vez dado ese paso, vamos a poder contagiar a los demás.
·         Es una acción superadora en busca de una Argentina diferente, mejor, más inclusiva, competitiva, integrada al mundo, ética, con valores y más oportunidades para todos los ciudadanos de bien.
·         Nos duele el fracaso de la Argentina como sociedad. Nos duelen el 30% de pobreza y los chicos que nacen sin tener el alimento necesario para acceder al desarrollo intelectual. La rebeldía frente a este dolor es el principal movilizador para ponernos en acción y lograr que nuestra realidad cambie para siempre.
·         La transformación que planteamos es fundamentalmente cultural de la sociedad y de sus dirigentes, que somos quienes tenemos la mayor responsabilidad.
Una sociedad con valores, sin violencia ni grietas de ningún tipo, donde el delincuente vaya preso y el que  ·         trabaja pueda progresar. Una sociedad con Justicia, con jueces independientes y eficaces, donde la construcción colectiva del bien común sea lo que nos guíe.
·         Desde IDEA queremos formular la invitación a que todos seamos protagonistas de esa transformación, donde la ética y la honestidad sean principios indeclinables y donde nos transformemos cada uno desde nuestro espacio de acción.
·         Es una transformación que nos va a sacar de nuestra zona de confort, porque implica asumir riesgos. Apunta a derrotar el estigma del fracaso colectivo de nuestra sociedad.
·         No va a ser inmediata, va a llevar tiempo; pero nos va a llevar a una mejor sociedad. No alcanza con cumplir con la ley y que todos paguemos los impuestos. No alcanza con querer un país diferente.
·         Debemos participar activamente. No quedarnos callados cuando algo no está bien. Debemos dar debates para mejorar las instituciones e invertir para tener empresas sólidas y competitivas, que generen mejores empleos. Hacer oír nuestra voz. Este es nuestro mensaje. El mensaje de IDEA.
·         A partir de hoy queremos plasmar la transformación de IDEA desde adentro hacia afuera.
·         Por eso les presentamos la nueva imagen de la institución, que expresa dos conceptos: un punto de encuentro y una voz activa de un empresariado que piensa y actúa primero para el bien común. Muy lejos de los estigmas basados en quienes se disfrazaron de empresarios bastardeando el concepto de ser el motor del país.
·         Quienes estamos en IDEA estamos orgullosos de nuestras empresas. Estamos dispuestos a correr riesgos, porque creemos que podemos y queremos debatir.
·         La transformación requiere de esfuerzos, pero vale la pena. Los invito a transformarnos, primero simbólicamente adoptando nuestra nueva imagen y luego poder contagiarlos con este virus de la transformación.

-          María Eugenia Vidal (gobernadora de la provincia de Buenos Aires).

Quien confió en mí hace muchos años fue Mauricio (Macri). Cuando en diciembre de 2013 empecé a tocar timbres para presentarme, recorrer los 135 municipios de  ·         la provincia (algunos varias veces) y ver lo que se barría debajo de la alfombra (violencia, pobreza, narcotráfico) y obras no muy sofisticadas que esperaban desde hace muchos años, lo que vi es mucha soledad. Los bonaerenses se sentían solos desde hace muchos años.
·         Después entendí que si no cambiaba la provincia de Buenos Aires, no cambiaba la Argentina. Y ahí decidí arriesgarme. En realidad, fue una de mis mejores decisiones para avanzar en el modelo de país en que creemos.
·         Cambiar fue mi propósito. Es importante transformarse con la convicción de que va a llevar mucho tiempo cambiar de verdad.
·         Después de tantos años de maltrato, mucha gente todavía se anima a abrirle la puerta de su casa a los políticos. Hay muchas heroínas anónimas: jefas de hogar, madres de adictos, trabajadoras, maestras, médicas. Si ellas la pelean todos los días ¿cómo no voy a hacerlo yo?
·         Las decisiones que más nos cuestan son las que afectan a mucha gente y priorizar las necesidades.
·         Mucho más que combatir a las mafias, porque ahí hay tres caminos: 1) ser parte; 2) mirar para otro lado y 3) enfrentarlas. No hay otra opción que la tercera.
·         En cambio, priorizar cuesta mucho más porque no tenemos todos los recursos para cambiar, por ejemplo, los 79 hospitales públicos de la Provincia. Pero sí decidimos equipar en serio las guardias y el SAME.
·         La pobreza y la indigencia son urgencias, no pueden esperar, pero sabemos que esto cuesta y lleva tiempo.
·         Nos hemos construido una seguridad, que es decir la verdad. Eso libera.
·         En el conflicto docente hicimos lo que debíamos. No especulamos. Tampoco cuando pedimos las declaraciones juradas de todos los comisarios de la policía bonaerense o empezamos la reforma del sistema penitenciario corrupto que nadie quería ver.
·         Las cosas no cambian si nosotros no cambiamos. Y los dirigentes somos los que tenemos más responsabilidad. Los 12 millones de pobres no pueden arriesgarse. Somos los demás los que debemos hacerlo.
Nunca hay condiciones perfectas para cambiar. No las hay. No hay cambios si no nos ponemos incómodos. Nos  ·         tenemos que incomodar. Debemos salir de la zona de confort.
·         Tenemos la oportunidad única de ser la generación del cambio en la Argentina; una generación que no tiene edad.
·         Hay algo en que debemos renunciar para que todos ganen; en especial los 12 millones de pobres.
·         Ustedes lo hacen cuando me invitan a inaugurar nuevas fuentes de trabajo. Pero todavía falta, falta mucho.
·         Yo creo que hay que escucharse a uno mismo, no desde la cabeza sino desde el corazón. A mí me ha servido, por lo menos para ir a dormirme tranquila.
·         Mauricio Macri tiene un cartel con una frase de Nelson Mandela: “Muchas cosas parecen imposibles, hasta que están hechas”. Este es el momento de hacerlo. No se lo pierdan.

-          Una Argentina posible: el caso de la Generación Dorada

·         Juan Ignacio “Pepe” Sánchez: Estamos aquí por nuestra representatividad. Independientemente de haber ganado es estar al lado de ellos.

·         Fabricio Oberto: Pasaron 13 años y estar acá te mueve un montón de cosas. Tenemos responsabilidad para hacer mejor las cosas juntos. Sabemos lo que costó.

·         Emanuel Ginóbili: Todos estaban siempre pendientes para que cada uno pusiera lo mejor de sí mismo.

·         Andrés “Chapu” Nocioni: Hemos creado un grupo comprometido que nació de muy joven sabiendo muy bien lo que quería. Creamos un vínculo tan importante que es algo que puede darse en cualquier ámbito. Eso hace que los sueños puedan ser alcanzados. Creamos un vínculo, un trabajo y un compromiso.

·         Luis Scola: Casi todos fueron protagonistas al mejor nivel. A la hora de competir, juntos logramos adaptar nuestros diversos roles a la Selección.

·         PS: No se puede ser deportista de élite sin tener autoestima. La cosa es qué hacer con los egos. Nosotros lo resignábamos en parte, detrás de un objetivo más grande. Teníamos en claro que teníamos que resignar cosas y cada uno sacaba lo mejor de sí al servicio del equipo. Lo que pasó fue que llegamos a lugares impresionantes.

·         FO: Todos sabíamos que lo que traíamos había que volcarlo en un equipo que tenía sus propios valores.

·         EG: Fue algo distinto porque estaba el compromiso de cada uno de mejorar, pero al mismo tiempo se lo transmitía al de al lado. Queríamos el bien común, más allá del cliché.

·         AN: Este grupo siempre tuvo la ambición de comerse la cancha desde muy chicos. Siempre fuimos diferentes y hablábamos de cosas, más allá del básquet.

·         FO: El crecimiento de cada uno fue el compartir con los demás. Fue la forma de conectarse.

·         PS: Había mucho talento y jerarquía, pero más allá de todo había un sistema de confianza. Eso no hay forma de igualarlo. Éramos muchos más que diez jugadores, éramos una idea que se movía en bloque. Tolerábamos el error del otro por la confianza que le teníamos. En los últimos tiempos hablábamos por gestos y eso proviene de la confianza y de tolerar el error del compañero, porque eso es parte de lo posible.

·         AN: El error es parte de la vida. Asumiendo que si no lo hice mejor fue porque no pude. Así, uno se siente más tranquilo.

·         AN: En un momento nos dimos cuenta que podíamos más. Como sociedad y como país tenemos que encarar un paso más hacia adelante.

·         PS: EEUU copió el modelo nuestro sobre cómo había que hacerlo. Salimos del caos con un sistema propio y eso salió de nuestra capacidad. Fuímos capaces de innovar y que nos vengar a copiar ayuda a la autoestima.

  
·         LS: Aprendimos a saber perder de manera digna y fuimos sumando cosas en nuestra evolución.

·         FO: Lo nuestro fue tan simple como ser solidarios y tener respeto por todos. Decir ‘ser solidarios’ está súper-manoseado. No es fácil, pero es lo que hay que hacer.

·         AN: Somos chicos que soñábamos con esto y lo hemos conseguido trabajando juntos.

·         EG: Si a la búsqueda se la acompaña con el deseo de mejorar al de al lado, eso se regenera.