https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tras el Brexit y la pulseada con Grecia, Merkel se consagró como la líder de la UE

La batalla ganada por la política económica de la endeudada Grecia y la victoria en la urnas británicas del Brexit, un año después, consagraron a la canciller alemana Angela Merkel como la indiscutida líder de la Unión Europea (UE), resignificada como una dirigente centrista tras el ascenso de partidos de extrema derecha en el continente y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. 

 A diferencia de lo que ocurrió en Francia en las presidenciales de mayo último, este domingo los alemanes no tendrán la carga de elegir entre una fuerza europeísta y una nacionalista y aversa a la integración del continente. Tanto la candidata conservadora, Merkel, como su rival socialdemócrata, el ex presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz, son fervientes defensores de la UE. 

Sin embargo, en los últimos años Merkel se convirtió en algo más que una líder que apoya la integración del bloque europeo. Para muchos sectores de poder y millones de ciudadanos en la UE, la canciller es la única dirigente con poder, experiencia, determinación, temple y cintura política para mantener unido al bloque y hacer frente a la retórica aislacionista de Trump y al desafío de gobiernos ultraderechistas, como el de Hungría, y partidos xenófobos en ascenso, como Alternativa para Alemania (AfD) en su país, el Frente Nacional en Francia o el Partido por la Libertad en Holanda.