Nadie se atreve a tomar posiciones en medio de la incertidumbre geopolítica

Las Bolsas europeas no pudieron mantener el rebote inicial y el apetito por el riesgo se fue desvaneciendo a medida que Wall Street incrementaba las pérdidas descontando por primera vez la prueba de misiles nucleares de Corea del Norte de este fin de semana.
El Euro Stoxx 50 cierra con una caída del 0,23 por ciento a 3.422,63 y el Ibex 35 se deja un 0,62 por ciento a 10.179,8.
Los principales mercados estadounidenses habían cerrado durante la venta global del lunes, por lo que el S&P 500, el Dow y el Nasdaq estaban poniéndose al día respecto a los grandes índices internacionales.
Sin embargo, al igual que ocurre con muchos movimientos de riesgo político en los últimos dos años, el limitado descenso sugiere que los inversores se centraron más en la imagen optimista de la economía mundial que en los riesgos geopolíticos.
El oro - el activo refugio tradicional de los traders cuando las preocupaciones políticas se intensifican- extiende las subidas y se acerca al máximo anual. El metal precioso sube un 0,8 por ciento a 1.341,7 dólares.
"Lo que los episodios recientes (Corea del Norte) han demostrado es que usted no debería tratar de moverse por impulsos, ya que tienden a desvanecerse rápidamente", dijo el jefe de ING EMEA FX y el estratega de tasas, Petr Krpata.
"Cada vez es menos sorprendente para los mercados, así que para nosotros no es una razón para cambiar nuestra visión constructiva sobre las monedas de carry".
Entre los principales pares de divisas, el euro se mantiene plano en medio de signos de aumento de la presión inflacionaria en los datos de la zona euro que nos hace centrarnos en la reunión del Banco Central Europeo del jueves y sus planes para reducir su programa de estímulo.
Los comentarios cautelosos de una autoridad de la política de la Reserva Federal presionaron a la baja al dólar, llevándolo a un mínimo de una semana de 109,16 yenes.
Durante la noche, el índice de gerentes de compras de servicios Caixin / Markit de China (PMI), un indicador económico futuro, subió a 52,7 en agosto, la mayor lectura en tres meses.
La reacción del mercado fue tibia, sin embargo, con el sentimiento en los mercados de renta variable asiáticos todavía cauteloso. Las bolsas chinas obtuvieron pequeñas ganancias del 0,2 al 0,3 por ciento, pero Seúl y Tokio siguieron en rojo.
Asia Business Daily de Corea del Sur, citando a una fuente no identificada, informó que Corea del Norte había trasladado lo que parecía un misil balístico intercontinental (ICBM) hacia su costa oeste, posiblemente en preparación para un lanzamiento.
Seúl dijo que había alcanzado un acuerdo con los Estados Unidos mientras tanto que le permitirá reforzar el tamaño y la potencia de sus misiles.
El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió nuevamente que una acción militar amenazadora contra Corea del Norte podría desencadenar "una catástrofe global", dijo en una cumbre de las mayores economías emergentes de China.
"Rusia condena los ejercicios de Corea del Norte, consideramos que son una provocación... (Pero) acelerar la histeria militar no conducirá a nada bueno", dijo a los periodistas.
Hubo algunos movimientos agudos en los mercados de productos básicos.
Los precios del petróleo WTI en Estados Unidos subieron, mientras que los precios de la gasolina en Estados Unidos cayeron a niveles previos al huracán Harvey, ya que las refinerías en la costa del Golfo de los Estados Unidos lentamente reanudaron su actividad.
Los futuros de crudo de West Texas Intermediate subieron un 3,3 por ciento y los precios de referencia del Brent subieron un 2,2 por ciento.
Los datos consolidados de PMI de China ayudaron al cobre a alcanzar un máximo de tres años en los mercados de metales industriales, y el níquel se mantuvo cerca de un máximo de 14 meses.

capitalbolsa