4 Lecciones de los inventores más grandes de la historia

Paso mucho tiempo leyendo sobre el emprendimiento y la innovación porque admiro a las personas que toman riesgos sensatos pero audaces. He leído muchos libros y artículos sobre la naturaleza de las startups. Pero aún así, es difícil contestar esta pregunta fundamental: ¿Cuáles son las lecciones más importantes de los grandes innovadores de la historia?
Mute
Lección 1: No hacer suposiciones
"La ignorancia que enciende la curiosidad es mejor punto de partida que el conocimiento a medias", Harold Evans.
Edwin Armstrong ejemplificó esta lección. Estaba constantemente tratando de hacer cosas en los circuitos de radio que los expertos le dijeron que eran imposibles. Él continuó e inventó la radio FM.
Los avances provienen del descarte de suposiciones.
Ser primero no siempre es lo mejor.
John Fitch fue el primero en operar un servicio de vapor, no el comúnmente presumido Robert Fulton. Pero Fulton aprendió de los errores de Fitch y triunfó en un río diferente en un momento más propicio.
Lo mismo es verdad con Charles Goodyear, que llegó tarde en la vulcanización del caucho. Y Isaac Singer, con su ahora icónica máquina de coser.
Los inventores aprenden del fracaso. Su éxito viene de la comprensión del fracaso y de la actuación sobre este conocimiento.
"Ningún hombre es tonto hasta que deja de hacer preguntas" - Charles Proteus Steinmetz, que fomentó el desarrollo de la corriente alterna que hizo posible la expansión de la industria de la energía eléctrica

Lección 2: Está bien pedir prestado el conocimiento de otros
Hay más innovaciones que provienen de préstamos y combinaciones que de simples invenciones.
Jean Nidetch no inventó la dieta que utilizó para Weight Watchers.
Nolan Bushnell, fundador de Atari, no inventó el primer videojuego casero.
Leo Baekeland (padre de la industria del plástico) tomó prestado de la química fotográfica para inventar los plásticos.
Elisha Otis (inventor de un dispositivo de seguridad que evita que los ascensores caigan) construyó sus primeros ascensores con resortes que había aprendido de la fabricación de carros.
"No inventé nada nuevo. Simplemente reuní en un coche los descubrimientos de otros hombres detrás de los cuales había siglos de trabajo. "- Henry Ford
Lección 3: Nada funciona la primera vez
"Demasiado a menudo los empresarios impacientes esperan resultados inmediatos. La historia nos muestra que hay cien reveses por cada cambio", Harold Evans
La innovación a menudo se corta demasiado pronto porque los partidarios no comprenden que se necesita tiempo para resolver los problemas iniciales.
Los críticos llamaron a Raymond Damadian un "lunático que grita" por pensar que la resonancia magnética nuclear podría utilizarse para la medicina. Y sin embargo, creó la primera máquina de escaneo de resonancia magnética.
Theodore Judah estaba "loco" por defender una línea de ferrocarril sobre Sierra Nevada. Pero continuó y completó el primer ferrocarril transcontinental.
"Si usted tiene una idea innovadora, y la mayoría no desdeña su idea, entonces es probable que no sea una idea muy buena. Cuando la gente pensaba que estaba loco, no me molestaba en absoluto. De hecho, consideré que realmente estaba en algo bueno", Ted Turner (fundador de CNN)

Lección 4: El todo puede ser mayor que la suma de sus partes
"Los innovadores aislados pueden producir maravillas, pero es más probable que tengan éxito en una red de conocimiento, ya sea conectada geográfica o electrónicamente. Las conexiones entre los innovadores son omnipresentes: una buena innovación merece otra", Harold Evans.
Muchos innovadores prosperan mediante alianzas. Mire la asociación de Wozniak y Jobs en Apple. O la asociación de Ida y William Rosenthal en Maidenform. Luego está Marc Andreessen y Jim Clark en Netscape. Los hermanos Wright, y Sergey Brin y Larry Page en Google, la lista continúa.
Leo Baekeland mantenía correspondencia con Thomas Edison, los hermanos Wright, Henry Ford, los Duponts y Bell.
William Shockley contrató a Robert Noyce y Gordon Moore, cuyos circuitos fueron utilizados por Nolan Bushnell en Atari, la primera compañía en contratar a Steve Jobs.
Las hazañas de los innovadores que nos han precedido pueden despertar las ambiciones de la próxima generación para diseñar nuevas tecnologías. Dejar su propia marca en el universo.
Debemos trasmitir sus lecciones y sus conocimientos.
Carlos Montero - Lacartadelabolsa