https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los buenos datos económicos limitan el daño de las nuevas amenazas de EEUU y Corea

Los temores ante un nuevo intercambio de amenazas entre Corea del Norte y Estados Unidos fueron compensados por unos fuertes datos económicos que apoyaron a las acciones europeas. El principal índice bursátil de Europa alcanzó un máximo de dos meses, recuperándose de las pérdidas iniciales después de las ventas en las plazas asiáticas.
El Euro Stoxx 50 sube un 0,06 por ciento a 3.541,56, mientras que el Ibex 35 avanza un 0,08 por ciento a 10.305,0.
Los activos refugio tuvieron algo de protagonismo después de que Corea del Norte dijera que podría probar una bomba de hidrógeno en el Océano Pacífico.
La aversión al riesgo impulsó a los inversores hacia el franco suizo y el yen japonés, con la moneda suiza subiendo un 0,2 por ciento a 0,9684 francos por dólar, mientras que el yen avanzó un 0,4 por ciento. El oro subió un 0,3 por ciento.
Entre las acciones sólo el sector minero sufrió pérdidas significativas, ya que los precios de los metales se vieron presionados por el mayor riesgo geopolítico en Asia.
En Wall Street, los principales índices muestran signos crecientes de fatiga sobre la retórica beligerante entre los Estados Unidos y Corea del Norte.
"Corea del Norte plantea un riesgo tan binario que es muy difícil de descontar, y en este momento los inversores están obviándolo de algún modo", dijo Mike Bell, estratega de mercado global de JP Morgan Asset Management.
La economía de la zona euro finalizó el tercer trimestre con buenos resultados puesto que el crecimiento de la actividad comercial se elevó a su máxima desde mayo para registrar una de las expansiones más sólidas de los últimos seis años.
Según los datos arrojados por la estimación "flash" preliminar (basada en aproximadamente el 85 % de las respuestas finales habituales), el índice PMI de la zona euro de IHS Markit ascendió a 56.7 en septiembre, frente a 55.7 registrado en agosto.
La economía de la zona euro concluyó el verano con una actividad intensa, y el PMI ha dado muestras de un ímpetu renovado frente a índices ya impresionantes de crecimiento de la producción, carteras de pedidos y empleo durante el mes de septiembre. Los datos de la encuesta señalan un 0.7 % de crecimiento del PIB para el tercer trimestre, con una dinámica de crecimiento que hace prever un fin de año boyante.
La libra perdió posiciones después de la intervención de la primera ministra británica Theresa May.
May propuso dos años más en los que seguiría el acceso recíproco a los mercados y la libre circulación de personas. Según May, durante ese tiempo ambas partes seguirían teniendo acceso, como ahora, a los respectivos mercados y habría libertad de circulación de personas, aunque con un sistema de “registro” para preparar las nuevas normas de inmigración.
"El rally de la libra en el último par de semanas es en parte una reacción al Banco de Inglaterra pero también refleja una suposición de que es más probable que obtengamos un acuerdo de transición", dijo Mike Bell, estratega de mercado global de JP Morgan Asset Management.
Los negocios de la zona euro finalizaron el tercer trimestre con un crecimiento mucho más fuerte de lo previsto, sumando evidencias del nuevo dinamismo de la región, que ha impulsado fuertes entradas en las acciones europeas este año.
"Creemos que los sólidos datos del PMI de hoy, con detalles que muestran sólidas ganancias en el empleo, una mayor capacidad y mayores presiones de precios en las cadenas de fabricación darán al BCE mayor confianza en que ahora se justifica la normalización de la política monetaria".
El euro sube un 0,2 por ciento a 1,1963 dólares, en camino a fin de semana más alta.
El índice del dólar contra una cesta de seis monedas principales cayó un 0.4 por ciento a 91.93.
El crudo Brent pierde un 0,1 por ciento desde un máximo de cinco meses, el último en 56,38 dólares el barril.
El rendimiento del Tesoro a 10 años disminuyó alrededor de 3 puntos básicos al 2.2534 por ciento, ya que la aversión al riesgo favoreció los bonos del gobierno. Había subido durante nueve sesiones consecutivas antes, alcanzando un máximo de seis semanas del 2.289 por ciento.
Los rendimientos de los bonos alemanes apenas se movieron antes de las elecciones del domingo que los participantes del mercado dijeron que no habría grandes sorpresas con la canciller Merkel esperando que logre un cuarto mandato.
El índice mundial de acciones de MSCI, que registra acciones en 46 países, se mantuvo en el camino de lograr una ganancia semanal, manteniéndose cerca de su récord del miércoles, debido a que el entusiasmo de los inversores por las acciones mostró pocas señales de disminución.

capitalbolsa