El conflicto coreano es improbable, pero...

cbguerracoreaeeuu
Mike Jakeman, analista global de la Economist Intelligence Unit sostiene que hay sólo una pequeña posibilidad de que Estados Unidos y Corea del Norte terminen en guerra. Pero aunque eso es un alivio, Jakeman también cree que la "retórica belicosa" de Trump es peligrosa, y podría conducir a las dos partes al conflicto.
"La retórica entre los Estados Unidos y Corea del Norte se ha intensificado durante el año pasado, ya que se ha demostrado que Corea del Norte es capaz de colocar una ojiva miniaturizada en la parte superior de un misil intercontinental. Las agencias de inteligencia estadounidenses creen ahora que Corea del Norte puede hacerlo. El reto que le falta a Corea del Norte es fabricar una ojiva que pueda sobrevivir al calor y volver a entrar en la atmósfera terrestre desde el espacio. Sin embargo, la dedicación total de Corea del Norte a su programa nuclear, combinada con el acelerado progreso de los últimos meses, significa que este último obstáculo probablemente será eliminado en breve.
Trump cree que la anterior política estadounidense de "paciencia estratégica" fracasó porque permitió el desarrollo de los misiles y cabezas nucleares de Corea del Norte. Pero hay pocos indicios de que su retórica belicosa esté intimidando al líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un. De hecho, en la medida en que Kim Jong-un está fortalecido por la evidencia de la amenaza estadounidense, lo que cementa en su posición y justifica su propia agresión.
El peligro en la estrategia de Estados Unidos de igualar la retórica estridente del Norte es que amenazas cada vez mayores lleven a cada uno a asumir que el otro se está acercando al ataque, hasta que tal confrontación se hace inevitable. La Unidad de Inteligencia de Economist cree que este riesgo sigue siendo bajo - una guerra nuclear tendría consecuencias catastróficas - pero está aumentando en proporción a la retórica. Las posiciones de dos de los tres actores principales son claras. Corea del Norte continuará desarrollando su programa de armas nucleares independientemente de las amenazas estadounidenses o cualquier presión económica generada por sanciones internacionales más estrictas. China recalibrará su comercio y su diplomacia con Corea del Norte en línea con las sanciones de la ONU, pero evitará la inestabilidad. La posición de Estados Unidos es la más fluida. Es probable un giro desde la agresión a la contención en el medio plazo, pero el riesgo de un ataque para intentar dañar las capacidades militares de Corea del Norte en el corto plazo ha vuelto a aumentar".



capitalbolsa