Sin catalizadores a la vista que nos saquen del sopor del verano

Ligeras alzas al cierre de las bolsas europeas en una sesión típicamente veraniega, con bajo volumen de negociación finalista, y en la que los datos macro han vuelto al primer foco de atención de los inversores.
La jornada comenzaba con la publicación de un gran número de datos económicos en Asia y Europa. Destacaríamos:
- Fuerte producción industrial de Japón en junio.
- Alzas importantes de las ventas minoristas de Alemania en junio, muy por encima de las previsiones.
- PMIs manufactureros y de servicios en China en línea con las previsiones.
Los mercados de valores asiáticos terminaban la primera jornada de la semana con ganancias, abstrayéndose de la creciente tensión en Corea del Norte tras el lanzamiento de un nuevo misil intercontinental, y el propósito de EE.UU. y Japón de aplicar nuevas medidas de sanción contra Corea del Norte. El índice MSCI Asia Pacífico sin Japón subía un 0,25%.
La preapertura de las bolsas europeas registraba ligeros descensos, aunque la apertura fue prácticamente plana.
"El volumen de negociación es escaso. No hay actualmente catalizadores suficientemente importantes como para que nos saquen del sopor del verano. No es momento para plantearse grandes operaciones cuando el que más y el que menos está pensando en hacer las maletas para irse de vacaciones", nos comentaba un operador de la Bolsa de Madrid tras la apertura.
Un hecho importante en la primera parte de la sesión fue las informaciones que hablan de posibles sanciones de EE.UU. a Venezuela, lo que provocaba que el precio del petróleo ganara posiciones esta mañana alcanzando niveles máximos desde finales de mayo.
El siguiente dato macro de interés fue la tasa de desempleo en la zona euro en el mes de junio que se situó en el 9,1% desde el 9,2% esperado. Las bolsas europeas cotizaban en esos momentos prácticamente planas. A media jornada las alzas del Eurostoxx 50 eran del 0,23% y del Ibex 35 del +0,41%
Los futuros de Wall Street cotizaban con moderadas alzas, lo que confirmarían después en apertura. El Dow Jones alcanzaba en esa apertura máximos históricos. "Es evidente que aunque se lleva advirtiendo por un posible techo en el mercado de valores estadounidense, lo cierto es que sigue consiguiendo máximo tras máximo histórico. Su fortaleza es incuestionable", nos comentaba un trader de derivados.
El primer dato macro en conocerse en EE.UU. era el PMI de Chicago en julio, que caía de forma sorpresiva hasta 58,9 frente 60,0 esperado y 65,7 anterior. Mal dato que tuvo un efecto negativo en la renta variable, y llevó a las bolsas europeas a adentrarse en terreno negativo, aunque muy leve.
Posteriormente se publicaba el índice de viviendas pendientes de venta en EE.UU. que subía en junio un 1,5%, la primera ganancia en cuatro meses, y por encima claramente de las previsiones. Ligeras compras de los inversores tras esos datos.
El Eurostoxx 50 y el Ibex 35 cotizaban planos tras este dato, pero poco a poco la presión vendedora empezó a incrementarse, y los indicadores comenzaron a perder posiciones. El buen dato del índice de negocios manufactureros de la Fed de Dallas no evitaba que las bolsas europeas entraran en pérdidas generalizadas. Sin embargo, Wall Street cotizaba mixto. El Dow Jones registraba alzas de tres décimas porcentuales, moviéndose en zona de máximos históricos, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq sufrían ligeras pérdidas.
De ahí hasta el final de la sesión poco más que señalar. Caídas generalizadas al cierre de las bolsas europeas.
En el mercado de divisas moderadas alzas del euro frente al dólar, +0,31% a 1,1786, y frente al yen, +0,12% a 130,19. En el mercado de materias primas caídas del petróleo hasta los 51,95 dólares barril brent, tras las noticias que apuntan a la mayor producción de crudo de la OPEP en el último mes en lo que llevamos de año.
En resumen, jornada muy tranquila, con una baja volatilidad, como ya es costumbre, y en la que las referencias macroeconómicas han sido el principal foco de atención de los inversores.


capitalbolsa