Productores se quejan por el aumento de importaciones de manzanas y vinos

Desde que asumió Macri la entrada de productos creció de manera significativa. Las economías regionales en alerta.
El superávit de la balanza comercial del sector agroindustrial es ampliamente favorable: mientras la Argentina importa alrededor de u$s 1.300 millones por año de productos agropecuarios, exporta por un total de u$s 35.000 millones.
Sin embargo, en algunas economías regionales se registra un déficit más que importante que genera preocupación entre los productores. Tal es el caso de las importaciones de manzanas y vinos que vienen creciendo notablemente desde la asunción de Macri.
Un informe del Departamento de Estadísticas de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) muestra que en los primeros cinco meses de 2017 se importaron 1240 toneladas de manzanas provenientes principalmente de Chile.
Según el documento de la entidad empresaria al que accedió LPO, sobre la base de datos del INDEC, se trata de una cifra 892% superior respecto a igual periodo de 2016 (durante todo el año pasado entraron al país unas 3104 toneladas).
Si el nivel de importaciones registrado desde enero de 2016 (primer mes completo en ejercicio de Macri) se compara con 2014 y 2015, el aumento es alarmante dado que en esos años se importaron 288 toneladas y 45 toneladas, respectivamente.
Por el contrario, las exportaciones de manzanas muestran una curva descendente más que preocupante: en 2014 se exportaron 145.000 toneladas; en 2015, 104.719 toneladas; en 2016, 87.700 toneladas; y, por último, en 2017, apenas 41.500 toneladas.
"Necesitamos que el Gobierno actúe a través de la Secretaría de Comercio para ponerle un freno a esta situación que está generando un daño importante en el sector primario", comentó Raúl Robín, presidente del área de Economías Regionales de CAME.
"Hoy los productores cobran alrededor de $ 4 por kilo de manzana, mientras que los consumidores pagan hasta $ 31", explicó Robín. "Cada kilo de manzana que ingresa, es un kilo menos que el productor argentino comercializa", agregó.
Respecto al vino, en los primeros cinco meses del año se importaron 49.639 toneladas, una cifra 97.048% mayor respecto a igual periodo de 2016. En enero, por ejemplo, se importaron 10.670 toneladas; en febrero, 9.533 toneladas; en marzo, 14.297 toneladas; en abril, 7.829 toneladas; y, por último, en mayo, 7.308 toneladas.
La situación se explica por la suba, en dólares, de los costos de producción; las asimetrías macroeconómicas respecto a otros países de la región; la presión tributaria y los costos que el sector productivo, industrial y comercial afronta hace varios años.

Al respecto, Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro, dijo a este medio que "entre la parte impositiva y laboral nuestros costos en vitivinicultura son un 70% más altos que Chile. Necesitamos trabajar sobre créditos, reintegros y aranceles en comercio exterior".
"El Mercosur necesita un cambio de paradigma para las economías regionales porque no han estado en agenda. Deberíamos apuntar a exportar más a Brasil y a los países asiáticos porque representan mercados muy potentes", agregó Iannizzotto.
Por último, un dato importante es que el escenario de crecimiento que registran las importaciones de manzanas y de vinos se replica también, aunque en menor medida, en el caso de la producción y comercialización de naranjas.