https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nicky Caputo puso a Szewach en el directorio del Banco Central

Mauricio Macri le pasó factura a Federico Sturzenegger por la escapada del precio del dólar de las últimas semanas y designó en el directorio del Banco Central a Enrique Szewach, un economista con una mirada crítica sobre la política de flotación cambiaria que llega de la mano de Nicolás "Nicky" Caputo. 
A través del decreto 585, el Gobierno nacional oficializó este lunes el nombramiento "en comisión" de Szewach en reemplazo del removido Pedro Biscay, quien fue desplazado por sus opiniones críticas a la política monetaria de la entidad.
Szewach ocupó recientemente la vicepresidencia del Banco Nación, cargo al que llegó de la mano de Carlos Melconian y del que se despidió en marzo pasado, cuando el trío Peña-Lopetegui-Quintana convenció a Macri de desplazar a su antiguo economista de confianza de la conducción de la entidad.
Melconian es un hombre cercano a Nicky Caputo, el mejor amigo y consejero de Macri. Según supo LPO, el empresario estuvo detrás de la idea de meter a Szewach en el directorio del BCRA, una jugada fuerte de Macri para marcarle la cancha a Sturzenegger.
En el Gobierno están molestos con el titular del Central porque dejó escapar el dólar a dos semanas de las primarias, algo que por más que lo nieguen en público genera una gran inquietud en la sociedad por el temor a una nueva suba abrupta de la inflación.
Pero además de la inquietud social, en el macrismo hay preocupación por el impacto que la suba del dólar tiene en las cuentas oficiales, ya que encarece fuertemente la deuda que pagan Nación, la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad. 
Por estas razones son cada vez los que miran a Sturzenegger de reojo, por lo que la designación de Szewach fue bien recibida en general en el PRO, donde no son pocos los que dicen que las ideas del titular del BCRA son muy buenas para los laboratorios económicos pero no funcionan para la realidad argentina.
Nicky Caputo y su primo Luis
En ese sentido, la voz de Szewach ha sido crítica sobre todo respecto de la política de flotación cambiaria. Días atrás, en declaraciones radiales, el economista opinó que el régimen del BCRA "no sirve" en el contexto actual "porque si flota para arriba, se te va a los precios, y si flota para abajo, se te atrasa el tipo de cambio". "El régimen de flotación sirve cuando tenés superávit fiscal y cuando no tenés al gobierno emitiendo deuda en dólares", advirtió.
A contramano de lo que dicen en el Gobierno, Szewach también había advertido que la flotación termina afectando los precios. "Cuando va para arriba, si el tipo de cambio empieza a subir más fuerte tarde o temprano eso se empieza a reflejar en los precios", analizó el economista, que también ha sido crítico por el nivel de déficit fiscal.
La pelea con el peronismo
Por otro lado, la designación de Szewach confirmó que Macri no tiene ninguna intención de negociar con el peronismo cargos en el BCRA. El decreto de nombramiento sostiene que el Poder Ejecutivo "ha solicitado el correspondiente acuerdo al Senado" para formalizar a Szewach, aunque se descuenta que continuará "en comisión" porque el oficialismo está en franca minoría en la Cámara alta y en el último año y medio el único pliego que se trató fue el de Federico Sturzenegger.
Como adelantó LPO, cuando supo que el Gobierno comenzó la embestida para desplazar a Biscay, el peronismo -que tiene la llave para aprobar el pliego de cualquier director- decidió congelar cualquier propuesta para reemplazarlo.
Así las cosas, está claro que el oficialismo no gastará energía en negociar con el PJ el acuerdo por Szewach, que continuará "en comisión" como lo hacen actualmente el vicepresidente de la entidad, Lucas Llach, y los otros cinco directores.
Federico Sturzenegger y el senador peronista Juan Abal Medina
Ejercer un cargo en comisión no altera el día a día del Banco Central, pero pone a los directores en amenaza constante, porque pueden ser removidos por decreto simple. Como quedó claro en el caso de Biscay la aprobación del pliego tampoco le da garantías a los directores, que apenas pueden asegurarse que una comisión bicameral haga una "recomendación" no vinculante al Poder Ejecutivo. Esta situación está lejos de la independencia del Banco Central que pregona el Gobierno, como quedó claro en las recomendaciones que hizo la OCDE la semana pasada.
Como detalló este portal, en el peronismo quieren rediscutir la conformación del directorio completo para tener al menos una minoría con voz y voto. "Estos cambios sólo son posibles con un amplio acuerdo político que incluya presencia opositora en la definición de la política económica", anticipó días atrás el senador Eduardo Aguilar a LPO. 
Pero Macri lejos está de querer involucrarse en una negociación de ese tipo, sobre todo en un momento donde la relación con los gobernadores peronistas (que tienen liderazgo sobre la mayoría de los integrantes del bloque del Senado) está en su peor momento, como quedó claro en la votación de la semana pasada por la expulsión de Julio De Vido.
Con la designación de Szewach quedan dos asientos libres en el directorio (con lo que Macri tiene capacidad de negociar con el PJ), pero como quedó claro en los últimos meses el Gobierno no parece tener ninguna intención de ocupar esos lugares. El directorio del BCRA necesita la presencia de cinco integrantes para tener quórum y poder emitir resoluciones, por lo que las vacantes no ponen en riesgo el funcionamiento.