JP Morgan y Wells Fargo se disputan el liderazgo de la banca en EE.UU. Por Investing.com España

Desde la crisis financiera de 2008, de los “cuatro grandes” bancos de Estados Unidos —JP Morgan Chase (NYSE:JPM), Bank of America (NYSE:BAC) , Citigroup (NYSE:C) y Wells Fargo (NYSE:WFC) —dos, JP Morgan y Wells Fargo, han llevado la voz cantante, tanto a la hora de lidiar con la crisis financiera como para mantener la rentabilidad.
Crecimiento comparativo
Crecimiento comparativo
El ingreso neto de cada uno de estos bancos, aunque menor durante la última crisis económica, nunca ha cruzado la línea del territorio negativo, lo que es resultado de su enfoque empresarial conservador y una gestión estable. No es de extrañar entonces que, cuando los inversores se plantean comprar en el sector financiero, JPM y WFC son los primeros de la lista debido a su demostrada rentabilidad.
Ambos bancos presentarán el informe de beneficios del 2T de 2017 este viernes, 14 de julio, antes de la apertura del mercado, y nos preguntamos cuál podría ser ahora la mejor inversión.
Wells Fargo: ¿Sigue siendo el rey de la banca estadounidense?
WFC Diario
WFC Diario
Durante años, Wells Fargo ha sido el rey de la banca de Estados Unidos. La institución financiera demostró capacidades de crecimiento ejemplar así como de gestión. Warren Buffett (NYSE:BRKa) ha invertido mucho en este banco durante años; actualmente Buffett es titular de 26.700 millones de USD en acciones de WFC, lo que sitúa su participación accionaria en algo menos del 10%.
Históricamente, las acciones de Wells Fargo reflejaban los rasgos positivos de la empresa y el banco ha devuelto un 320% a los accionistas desde febrero de 2009 hasta agosto de 2016. En comparación, durante el mismo período, JP Morgan ha devuelto un 195%.
Wells Fargo cotiza ahora unos 55 USD por acción, mientras que JP Morgan lo hace en cerca de 93 USD. Desde una perspectiva de capitalización de mercado, JP Morgan tiene la mayor valoración, 331.000 millones de USD en comparación con la capitalización de mercado de 277.000 millones de USD de Wells Fargo.
Sin embargo, el 8 de septiembre de 2016, Wells Fargo sufrió un duro golpe a su marca y reputación al conocerse que el estable y rentable Wells Fargo se había visto envuelto en un escándalo de fraude de muchos años que había implicado la creación de millones de ahorros falsos y la comprobación de cuentas por parte de los empleados del banco, utilizando información de clientes sin permiso, a instancias de la administración. Desde entonces, las acciones de Wells Fargo han subido apenas un 12%, en comparación con el 40% de JPM. Hace ya casi un año de la noticia, pero Wells Fargo no levanta cabeza.
Wells Fargo
Wells Fargo
Cuando las secuelas del escándalo se hicieron públicas, su CEO John Stumpf dimitió, provocando una crisis de gestión en el banco que todavía están en vías de solucionar. Wells Fargo sigue efectuando cambios organizacionales en su segmento de banca comunitaria, con el fin de "restaurar la confianza del cliente". Claramente es una admisión directa de que hacen falta cambios en el enfoque directivo además de cambios culturales internos para reconstruir la posición del banco a ojos de los consumidores y el ámbito financiero.
Además, el banco sigue siendo responsable de multas y denuncias a raíz del escándalo. A principios de esta semana, Wells Fargo recibió la aprobación preliminar para el arreglo de acción colectiva propuesto por valor de 142 millones de USD para indemnizar a los clientes en cuyo nombre se habían abierto cuentas sin autorización.
JP Morgan: Un camino de rosas
JP Morgan diario
JP Morgan diario
JPMorgan, por el contrario, ha paseado por un camino de rosas bajo la dirección de su CEO Jamie Dimon que lleva al timón del banco desde 2006. Dimon se considera uno de los dirigentes de banco de más éxito actualmente. También es un importante accionista de JPM, con aproximadamente 6,75 millones de acciones, por un valor total de unos 620 millones de USD.
Aunque operan como bancos, sus modelos de negocio no son exactamente iguales. Sus fuentes de ingresos, por ejemplo, provienen de distintas áreas de la industria bancaria. Wells Fargo está orientado principalmente al consumidor estadounidense; el 60% de sus ingresos proviene del segmento de banca comunitaria. Algo más del 40% de los ingresos de JP Morgan proviene de esa división.
La ventaja de JP Morgan viene de su negocio mayorista, que presta servicio a organizaciones tales como grandes empresas, clientes institucionales, empresas de tamaño medio, financiación de comercio internacional y brokers hipotecarios. Este segmento es casi igual en tamaño a su división de banca de consumo. En cambio, la división de banca mayorista de Wells Fargo es la mitad de su segmento de consumidores.
Teniendo en cuenta que Wells Fargo todavía anda saliendo del embrollo de los últimos acontecimientos fraudulentos, ¿sigue teniendo alguna oportunidad de volver a mostrar este trimestre el rendimiento que tuviera antes del escándalo?
Ingresos y ganancias
Los ingresos de Wells Fargo en los últimos dos trimestres fue de 43.600 millones de USD, frente a los 43.800 millones de USD del período comparable de 2016, un descenso del 0,5%. Sus ingresos netos descendieron de 11.000 millones a 10.700 millones, una pérdida del 2,7%.
Wells Fargo perdió negocio y su última presentación de resultados indicaba por qué. En comparación con la interacción total de sucursales en el 1T de 2016, se produjo un descenso del 4% en el 1T de 2017, la apertura de cuentas bancarias descendió un 35% y las solicitudes de tarjetas de crédito descendieron un 42%. La lealtad del cliente también descendió del 62% al 58%, reflejando la disminución de la confianza en Wells Fargo como institución.
Pero no todo es malo para WFC; ha mostrado crecimiento en depósito bancario (un 6,5%), préstamos promedio (4%) y margen de intereses (5%). Sin embargo, el crecimiento no fue suficiente para compensar las pérdidas derivadas del escándalo.
JP Morgan, por el contrario, acaba de anunciar las mejores cifras trimestrales de ingresos de los últimos casi cuatro años. Sus ingresos en los dos últimos trimestres fueron de 48.000 millones de USD, hasta 1.900 millones, o el 4%, frente a los 46.100 millones de USD en ingresos generados durante el mismo período del año pasado. Sus ingresos netos de los dos últimos trimestres alcanzaron los 13.100 millones, un 20% por encima de los 11.000 millones de 2016. Además, su depósito promedio ha aumentado un 11% y los préstamos promedio un 5%, superando a Wells Fargo en dos métricas clave para el consumidor bancario.
Rentabilidad
La involución de los ingresos y ganancias de Wells Fargo podría ser temporal, pero sus indicadores de rentabilidad son preocupantes. En los últimos tres años, la rentabilidad sobre fondos propios, el retorno sobre los activos y los márgenes de beneficio de WFC han disminuido constantemente. Hace tres años, la rentabilidad sobre fondos del banco fue del 14,55% —el mejor en su ámbito—, superando a JP Morgan por un margen del 3,7%. Ahora mismo, la rentabilidad financiera de WFC ha disminuido un 12,46% mientras que la de JPM ha subido hasta un 11,2%, reduciendo la ventaja de WFC hasta sólo un 1,2%, una tercera parte de la ventaja de la que disfrutó en su día.
El retorno sobre los activos está casi exactamente igual. Wells Fargo solía llevar una gran ventaja, con un retorno sobre los activos del 1,47% en comparación con el 0,9% de JPM. Hoy sin embargo, están casi al mismo nivel, con un 1,15% en el caso de WFC frente al 1,03% de JPM.
La brecha en los márgenes de beneficio entre los dos bancos no sólo se ha reducido, sino que JPM ha adelantado a WFC. Ahora es el banco principal con los mejores márgenes: los márgenes de Wells disminuyeron de un 27,4% a un 22,9% mientras que los de JPMorgan aumentaron de un 24,9% a un 26,4%.
Valoración
Ahora mismo JP Morgan parece ser la mejor opción. No es de extrañar ya que Wells Fargo todavía está intentando dejar atrás el escándalo mientras que las acciones de JP Morgan han alcanzado máximos históricos. Sin embargo, creemos que ésta es una medida engañosa.
En primer lugar, las tasas están subiendo, y JP Morgan está en una posición sin igual para tomar ventaja. Para cada punto porcentual que aumentan las tasas, se espera un crecimiento de las ganancias de JP Morgan de 2.400 millones, que sale a unos 600 millones de USD por subida.
La relación precio/valor del valor contable del banco es 1,9, efectivamente mucho más alto que el promedio de tres años del banco que se sitúa en 1,46. Sin embargo, incluso en 1,9, JP Morgan sigue estando muy lejos de sus niveles de valoración previos a la crisis de 2,8 veces del valor contable.
La relación precio/valor del valor contable de Wells Fargo está totalmente en consonancia con su valoración media de tres años de 2,1. Esto está obviamente por encima de las cifras de JP Morgan, a pesar de las recientes tendencias negativas de WFC. Partiendo de la relación precio/valor, JP Morgan es apenas algo más caro, con una tasa de 14,5 frente a la de Wells Fargo de 14.
Conclusión
Una cosa está clara: JP Morgan es ahora mismo el principal banco estadounidense, arrebatándole el título a Wells Fargo. No es sólo el de mejor rendimiento, también es la entidad financiera que ha demostrado la más amplia mejora en los últimos años. Es una combinación muy atractiva para los inversores.
Pero no descartemos a Wells Fargo. Nada más lejos. Aún mantiene su posición como uno de los dos bancos más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, ahora mismo hay más preguntas que respuestas acerca de Wells Fargo. No está claro cuánto durará su bajón de ingresos y ganancias, ni lo gravemente que habrá afectado el escándalo a la confianza de los clientes.
Y lo que es aún más preocupante es la tendencia de rentabilidad negativa de los últimos años. Durante años, Wells Fargo fue conocido como el banco más rentable y eficiente, una institución que asignaba de manera inteligente los recursos y obtenía la mayor rentabilidad con diferencia.
Sin embargo, parece que por el momento esos días son cosa del pasado. Para recuperar su posición anterior como el mejor banco de Estados Unidos, Wells Fargo tendrá que revertir las tendencias actuales para reiniciar el crecimiento y mejorar en casi todos los indicadores. Hasta que eso ocurra, no hay duda de que JP Morgan es el mejor banco y la mejor inversión.