https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Gabriel Benítez denuncia que el Juzgado de Familia Nº4 quiso cobrarle "coimas" para dejarle ver a su hijo

Desde el Grupo de denuncia a Jueces de Familia de Morón que incumplen la Ley, aportamos el testimonio de nuestro compañero Gabriel Benítez que el pasado lunes 10 de julio en el programa Sin Flitro Recargado contó cómo el Tribunal de Familia Nº2 (actual Juzgado de Familia Nº4) a cargo de la Jueza de Familia Gladys Pellegrini de Morón quiso que "se comprometa por escrito a realizar 38 donaciones VOLUNTARIAS de dinero para ver a su hijo". 


También brinda Gabriel un estremecedor relato de cuando vió a su hijito de tan sólo dos años y medio en el juzgado, en condiciones de maltrato, muy golpeado, y se comunicó con él a través de un código  de señas que compartían. El niño estaba en brazos de su madre (la agresora) porque no podía caminar a causa de la paliza.
En esa audiencia debería haber estado la Psicóloga María Laura Lombardi(tristemente conocida por ser a su vez falsa denunciante ya que acusó a su ex marido de abuso sexual contra su hija discapacitada, aunque nunca se pudo comprobar ningún hecho).
Pero no estuvo.


Hace más de cinco años que Gabriel y su hijo no se pueden ver, aunque no haya ningún impedimento formal, sólo las órdenes perimetrales de alejamiento expedidas por la jueza Pellegrini, basándose en las falsas denuncias de la ex  exposa de Gabriel, e ignorando de una manera infame las denuncias previas, libro de Guardia de Urgencias, videos caseros y 34 testigos que Gabriel proporcionó para demostrar los episodios de violencia y maltrato sufridos.


En el 2012 Gabriela Navarrini, secretaria de la Jueza Pellegrini, ante la insistencia de Gabriel y su abogado, les pide  "50.000 razones para mover el expediente(sic) y que Gabriel pueda así volver a ver a su hijo.


En la ONG Salud Activa,  designada para -en teoría- guíar la revinculación de los padres y madres con sus hijos, la Presidenta Dra. Silvia Müller llega a decir a Gabriel que "para calmar la ansiedad por ver a su hijo, debería tener otro hijo con su actual pareja"
Agregar que esta era la institución que iba a cobrar las "donaciones voluntarias-obligatorias" en forma de bonos por consultas psicológicas.