¿Queremos que el oro suba? Hacen falta malas noticias Por Investing.com España

Chaim Siegel, Elazar Advisors, LLC
Los precios del oro han descendido durante casi dos semanas consecutivas. Cualquier movimiento a la baja rompe una tendencia alcista, lo que es preocupante. Hay tres factores que perjudican al oro, todos relacionados con Estados Unidos: la inflación, la Fed y la política. Vamos a explicarnos.
Oro diario
Oro diario
Inflación
Por supuesto, al oro le encanta la inflación. Cuanto más suben los precios, más descienden las divisas.
Las divisas compran mercancías. Una subida de la inflación significa que hace falta más dinero para comprar las cosas.
El dinero que se tiene en tiempos inflacionarios vale menos porque se necesita más para comprar cosas. Para proteger el valor de una divisa a la baja en tiempo de mucha inflación, los inversores colocan su dinero en las materias primas como el oro, que se mueven al alza cuando cae el valor de las divisas.
Da la masiva impresión de dinero del banco central en la última década, muchos —incluidos nosotros— pensamos que llegaría un día en que la inflación comenzaría a írsenos de las manos. Todavía no ha ocurrido.
La inflación de Estados Unidos, de hecho, ha hecho lo contrario: se ha debilitado.
La inflación de la eurozona también ha disminuido mientras que las tasas de inflación de Japón ya se han debilitado.
La falta de riesgo inflacionario no ha ayudado al oro. La ralentización de la inflación de Estados Unidos ha hecho que el oro esté en riesgo de romper una tendencia alcista técnica.
A pesar de la ralentización de la inflación, la Reserva Federal mantiene su postura agresiva
Por lo general, el oro experimenta un movimiento de compensación cuando la inflación se desacelera. Los bancos centrales generalmente dejan de subir los tipos.
La Reserva Federal de Estados Unidos, sin embargo, no va a hacerlo. Justo lo contrario de hecho. La postura de la Reserva Federal es cada vez más agresiva a pesar del descenso de las cifras de inflación.
Cuanto más inflexible sea la Reserva Federal de Estados Unidos acerca de subir los tipos, más probabilidades habrá de que la inflación siga ralentizándose. Esto, por supuesto, es negativo para el oro.
El día del último informe del CPI (que fue de un escaso 0,1% en términos mensuales), la Fed subió los tipos de todos modos. También confirmaron que se reducirá la compra de bonos este año, lo que también contribuye a la subida de los tipos de interés.
Ambos movimientos (la subida de los tipos y la reducción de la compra de bonos) acabaría con la inflación. El presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, dijo el lunes que la Fed aún no ha hecho gran cosa. "Básicamente lo que ha ocurrido es que realmente no hemos ajustado las condiciones financieras".
La Fed tiene programada otra subida de los tipos de interés este año y otra reducción de su programa de adquisición de activos de más de 4 billones de USD y su cartera hipotecaria. Creen que ni siquiera han hecho nada todavía.
Eso debería contribuir a la subida de los tipos de interés, lo que podría acabar con la inflación y perjudicar al oro.
La política de Estados Unidos también parece ir a mejor
Comentábamos el jueves pasado que creemos que el dólar podría empezar a tocar suelo en vista del reciente movimiento. Eso fue por los rumores de más investigaciones al presidente Donald Trump, lo que significa que los inversores están menos preocupados.
Nosotros hemos atendido a prácticamente todos los rumoresaunque James Comey ya confirmó que no había ninguna investigación al presidente. A los mercados cada vez les preocupa menos la destitución.
Un ambiente sereno en Washington DC no beneficia al oro. Al oro le encanta la volatilidad. Si no pueden acusar de nada al presidente o a su círculo más cercano, los inversores tienen menos de qué preocuparse y menos motivos para aferrarse a los activos considerados refugio seguro como el oro.
Lo que puede ayudar al oro: el techo de la deuda
Esta sección está dedicada a todos los amantes del oro.
Se acerca el techo de la deuda. La mayoría de los miembros del Congreso hasta ahora dicen que ni han empezado a hablar sobre el techo de la deuda. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, sigue posponiéndolo. Actualmente la fecha de vencimiento no es hasta septiembre. Los mercados tienen algo de tiempo para preocuparse pero esta preocupación no es gran cosa.
Si no se eleva el techo de la deuda, Estados Unidos corre el riesgo de incurrir en un impago de sus deudas que muy probablemente desencadenará una catástrofe en términos de confianza y un desplome del mercado de valores. Los tipos de interés se dispararían. La deuda de Estados Unidos se devaluaría.
Dicho todo esto, creemos que el Gobierno va a resolver también este problema. Creemos que el presidente Trump va a poder convencer a los demócratas para que voten a favor de una "subida limpia" así como a los republicanos menos conservadores. Juntándolos a todos probablemente tenga votos suficientes para conseguir una "subida limpia" que evitaría arduas negociaciones.
Si conseguimos una subida limpia, estaremos fuera de peligro, pero al oro no va a gustarle demasiado.
Mientras tanto, el oro se encuentra en un momento crítico y los temores en torno al techo de la deuda probablemente no le beneficiaran a corto plazo.
Conclusión
El oro necesita malas noticias pero todo lo que llegan son malas noticias para el oro. La baja inflación, las altas tasas y la mar en calma en DC están suponiendo un riesgo a corto plazo para el oro.