'Ojo que se puede ir todo a la mierda'

No está claro si dijo o no la frase. Algunos medios de comunicación dicen que sí. Otros dicen que no. Pero más allá de eso, sí está claro qué fue lo que quiso decir.

¿De qué frase estoy hablando? ¿Quién la dijo?

El portal Infobae nos aclara el panorama de la siguiente manera:
“‘El gasto público es muy elevado, pero tenemos más pobres. Hay que avanzar en la cuestión fiscal, que es una de las patas que le fallan a este modelo’, precisó en un filoso análisis, Carlos Melconian, que según reprodujo la agencia Noticias Argentinas incluyó una fuerte y sorpresiva frase.

“Un cable de la mencionada agencia sostuvo que Melconian, amigo personal de Mauricio Macri, advirtió durante el evento: ‘Ojo porque se puede ir todo a la mierda’.

“La frase del economista se habría dado mientras hablaba de los riesgos que enfrenta un modelo basado en ‘un gasto público muy elevado’, principalmente en ‘materia previsional, de subsidios y de recursos para las provincias’.

“Sin embargo, el propio Melconian aseguró a Infobae que nunca se expresó en esos términos.”

Melconian dice lo mismo que nosotros venimos diciendo desde hace meses.

Por cierto celebramos que el gobierno de Mauricio Macri nos haya sacado de la senda del populismo extremo de Cristina Kirchner y sus secuaces, pero condenamos que el modelo económico del gobierno de Macri se base en un elevado gasto público.

Desde que asumió, el déficit fiscal no baja, sino que sube. Este año se sospecha que termine en torno al 8% del PBI.

Se trata de un nivel de déficit nunca visto en nuestra historia, sólo en momentos de profundas crisis.

En la actualidad el déficit se puede financiar emitiendo deuda en dólares en el exterior. El mundo financiero global le da un voto de confianza al gobierno y le presta dinero sin condicionamientos.

Pero ésta no es una solución sustentable en el tiempo. Se trata de una solución que trae varios problemas colaterales, algunos de los cuales podemos ver a continuación:
1. Atraso cambiario: El dólar está barato en la argentina como consecuencia de todos estos dólares que entran como deuda a la Argentina. Esto provoca que las exportaciones se compliquen y se faciliten las importaciones.

2. Pocas inversiones: El gobierno de Macri apostaba a un boom de inversiones externas. Pero esto no ocurrió. Por un lado, por nuestros antecedentes, por otro, porque los inversores no ven clara la sustentabilidad de este modelo.


3. Altas tasas de interés: El Banco Central está obligado a subir las tasas de interés para que la inflación no se dispare. La actividad económica se resiente, ya que hay pocos incentivos para producir y muchos para comprar bonos de corto plazo, como las famosas letras del banco central, o Letes.

4. Altos impuestos: Argentina es uno de los países con mayores impuestos del mundo. Si el gasto no baja, es imposible bajarlos. Y si los impuestos no bajan, las empresas no van a crecer y no van a generar actividad ni empleos.

5. Baja Actividad: Las empresas tienen que crecer para generar más actividad, y más y mejores empleos. Pero con atraso cambiario, pocas inversiones y altos impuestos, la actividad no puede repuntar.

6. Pobreza y estancamiento: Argentina disparó el gasto público durante la década kirchnerista, y la fórmula no funcionó. La pobreza sigue altísima, por arriba del 30%, y el estancamiento no se detiene.
Melconian cerró su disertación con otra frase polémica: “Alguien va a tener que poner el culo en la silla para lograr el equilibrio macroeconómico; el Gobierno practica híper gradualismo fiscal hormiga”

Hay que bajar el gasto. Alguien tiene que hacer ese trabajo. 

Está claro que es doloroso bajar el gasto. Esto implica despedir gente, quitar subsidios, quitar privilegios. Pero también implica bajar el robo de los políticos, ser más eficientes, no malgastar el dinero en gastos superfluos, reducir la estructura política y mucho más.

Y a nadie le gusta tomar estas decisiones.

Sin embargo, no queda otro camino. No sólo porque la situación actual también es dolorosa. Sino también porque no hay otra forma de revertir este deterioro.

La economía de un país funciona de la misma manera que funciona la economía de tu casa o la mía. Si no tenés plata te tenés que ajustar, te guste o no. Y luego debes trabajar más y mejor para generar más ingresos y poder volver a tu nivel de vida deseado.

Si Macri no se anima a recorrer este camino en forma relativamente ordenada, la economía sola se va a encargar de ajustar los números a la fuerza. Y eso es mucho, pero mucho más doloroso.

Te deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore
Director
Tessore Research