https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Lo que no podés dejar de saber de Irlanda

Hoy te quiero hablar sobre algunos aspectos sorprendentes de Irlanda. Y aunque ambas cosas me encantan, no te voy hablar de cerveza ni de rugby…

La idea es hablarte de negocios, de economía y de finanzas, por supuesto.

Porque si éstos son temas de tu interés, no podés dejar de saber lo que está pasando en Irlanda hoy.

Irlanda tiene tan sólo 4,5 millones de habitantes y si bien está dentro de Europa, nunca fue un país protagonista a nivel económico dentro de la Unión. A pesar de ello, de su pasado intrascendente, se las arregló para ser hoy uno de los países que más crece en el mundo.

¿Cómo lo hizo?

Simple, convirtiéndose en un paraíso para las empresas globales gracias a un combo de muy bajos impuestos, estabilidad y seguridad. Un combo que atrajo a empresas globales como Facebook o Google, que fijaron sus sedes en este país, trayendo billones de euros a esta tierra verde.

Este posicionamiento se vio en jaque durante la terrible crisis financiera de 2008. El exceso de endeudamiento destruyó su sistema financiero y esto provocó desempleo y caída de la producción.

En el año 2010, el país venía de dos años de recesión profunda, el desempleo ascendía al 13,9%, el déficit fiscal se había disparado a la astronómica cifra del 32,3% del PBI y el gasto público llegó al 65% del PBI.

¿Era el fin del modelo irlandés?

Todo lo contrario.

Al año siguiente cambió el Primer Ministro y asumió el líder del llamado Fine Gael, un partido identificado con la rectitud fiscal, la mínima intervención del Estado en la economía y políticas pro-mercado. Inmersos en un programa de rescate con fondos del FMI y la Unión Europea, el nuevo gobierno puso como objetivo encarrilar las cuentas fiscales.

En 2011 el gasto público se redujo a nada menos que 20 puntos del producto, lo que redujo el desequilibrio presupuestario en igual magnitud. Entre 2011 y 2015 el gasto público siguió bajando hasta llegar al 33% del PBI, dejando el déficit fiscal en el 2,6% del PBI.

Y gracias a esto, la economía irlandesa logró crecer un 7,8% en 2015, convirtiéndose en la economía de mayor crecimiento de Europa. Esto permitió bajar el desempleo del 15% al 6% y dejar al PBI per cápita en torno a los US$ 45.000.

En el siguiente gráfico podes ver la evolución anual de estos números:



Todo lo que los políticos nos dicen que no se puede hacer en Argentina, como bajar el gasto público, bajar impuestos o abrir la economía, se hizo en Irlanda.

Y ocurrió todo lo contrario de lo que los políticos argentinos nos dicen que iba a pasar. La economía empezó a crecer, el desempleo bajó, la riqueza se disparó.
¿Cómo ocurrió esto?

Simple, porque para que una economía crezca sus empresas tienen que crecer. Y para que las empresas crezcan, tiene que haber estabilidad económica, en primer lugar, y bajos impuestos y libertad, en segundo.

Si un gobierno se encarga de dar eso a su país tiene el éxito asegurado. Las empresas se multiplican y crean empleos y riqueza. Irlanda es la prueba de esto.

Y cualquier país del mundo que recorra el mismo camino –incluso Argentina, con todas sus particularidades- tendrá los mismos resultados. Es sólo cuestión de animarse…

Esta semana estaré comprobando en primera persona esta situación desde el centro de Dublín.

Ayer domingo llegué luego de 17 horas de viaje. Y a partir de esta mañana, estoy reunido con nuestros socios Bill Bonner y Mark Ford, además de más de 20 especialistas de todo el mundo, analizando la evolución de nuestros negocios globales.

Como siempre pasa en estas reuniones, se aprende mucho. Se acceden a otras realidades, a otras experiencias, a otras formas de ver las cosas. Nuevas inversiones, nuevas estrategias, nuevos negocios, nuevos riesgos, nuevas oportunidades.

Pero siempre todo sucede alrededor de una misma receta para el éxito: mucho trabajo, mucha flexibilidad y mucha perseverancia. En las inversiones y los negocios el contexto puede cambiar, la economía puede cambiar, pero las reglas fundamentales del éxito nunca cambian.

Te deseo un excelente día de inversiones,

Federico Tessore
Director
Tessore Research