Las bolsas bailan al son que marca el petróleo

Moderados descensos al cierre de las bolsas europeas, en una sesión en la que al final las caídas se han impuesto después de haber visto alzas en la última parte de la sesión, aunque con una estructura técnica intradía que sugiere que el proceso consolidativo/lateral seguirá en el corto plazo.
La sesión comenzaba con descensos generalizados en las bolsas asiáticas liderados por el sector energético, ante la preocupación de los inveresores por las caídas en los precios del petróleo. Este también fue el motivo de los descensos de las bolsas europeas ayer.
"Los inversores están nerviosos por el desplome del petróleo. Aunque es cierto que menores precios de la energía aumentan los márgenes, si el crudo cae demasiado todo el sector energético se verá muy penalizado, así como sectores afines, y por extensión gran parte del sector de materias primas. A largo plazo es mejor un escenario de bajos precios energéticos. En el corto plazo las bolsas lo están recogiendo con caídas", nos comentaba un gestor nacional a primera hora de la mañana.
Las ventas minoristas en Japón en el mes de mayo, claramente por debajo de lo esperado y del mes anterior, también penalizaban a la renta variable de la región.
Respecto a Europa, el mercado de valores abría con descensos del 0,30%, en línea con lo que descontaban en preapertura. La presión vendedora se incrementaba tras esa apertura, y a los quince minutos de contratación el Eurostoxx 50 perdía cerca ya del punto porcentual. El Ibex 35 caía niveles similares.
Un hecho destacado en la primera parte de la sesión fue la caída de la libra por debajo de los 1,26$, por primera vez en dos meses. Los motivos eran las dificultades que está teniendo la actual primer ministra Theresa May para formar gobierno. Posteriormente, tras las palabras de Andrew Haldane, economista jefe del BoE, señalando que se consideró subir los tipos en la reunión de la última semana, la libra se recuperó y por un instante llegó a superar los 1,27$.
Pero como decíamos, el foco de interés seguía centrado en la evolución del precio del petróleo. A pesar de los bajos precios del crudo la producción estadounidense sigue incrementándose, lo que hace infructuosa la medida de recorte de producción de la OPEP. Varios miembros de este organismo parecen estar discutiendo la posibilidad de incrementar estos recortes menos de un mes después de que la OPEP anunciara su extensión. Esa es una clara muestra de su preocupación.
Después de una apertura ligeramente alcista en Wall Street, conocíamos el dato de ventas de viviendas de segunda mano en EE.UU. en el mes de mayo, con una subida del 1,1% hasta 5,62 millones frente 5,55 millones esperadas. Sin embargo, la principal referencia del día eran los inventarios semanales de energía que se publicaban algo después.
El stock de petróleo en EE.UU. en la última semana se redujo en 2,451 millones de barriles frente una destrucción esperada de 2,106 millones. Este dato provocó que el brent se girara a positivo, aunque ligeramente, y que las bolsas europeas anularan todas las pérdidas y también se adentraran en el terreno de las ganancias.
"Esta es una clara señal que ahora el son de los mercados lo marca el petróleo", nos comentaba un operador tras el dato.
De cualquier forma, las ganas de comprar tampoco eran excesivas y los indicadores de renta variable europeos volvieron al terreno de las pérdidas en cuanto el crudo volvió a su vez a terreno negativo.
El resumen más claro de esta jornada es que la renta variable está condicionada actualmente por la evolución del crudo. Niveles por debajo de los 45 dólares, son considerados peligrosos para algunos países y compañías productoras, de ahí el nerviosismo inversor. De cualquier forma, todos estos movimientos en las bolsas europeas se encuadran dentro de un movimiento consolidativo de mayor rango, que probablemente se extenderá algunas semanas más, hasta que se inicie el próximo movimiento en tendencia, probablemente al alza.

capitalbolsa