Arranca una semana con toda la atención al otro lado del charco Por Carlos Montero

La semana de las elecciones británicas y del BCE se cerró en tono de consolidación en los mercados. Fue una semana favorable para la deuda, especialmente la periférica, debido al recorte en las previsiones de inflación del Banco Central Europeo. El IBEX se apuntó la semana en positivo con un +0,66%, cerrando la misma al borde de los 11.000 puntos. Ya acumula un 17% de subida en lo que va de año. El EuroStoxx 50 cayó ligeramente un 0,16% en la semana.
Al otro lado del Atlántico, las bolsas estadounidenses mantuvieron el mismo tono que las Europeas con avances en el Dow Jones de Industriales +0,31% y retroceso en el S&P 500 del 0.30 %. Buena semana en la renta fija, en la que se redujo la rentabilidad exigida a la deuda a 10 años española hasta el 1,457% y al bund alemán hasta el 0,255 %. Tras le BCE, el euro perdió terreno respecto al dólar cerrando la semana por debajo de 1,12 $. Esta pasada también fue la semana en la que el petróleo Brent perdió los 50 $ por barril, situándose en 48,24 $ tras las tensiones políticas entre Qatar y Arabia Saudí.
Hemos dejado atrás una semana más de consolidación en lo que se refiere al ciclo de bolsas. El mensaje del Banco Central Europeo, dejando sin cambios en su programa de compra de activos, no supuso ninguna sorpresa, si bien la eliminación en su discurso de futuras bajadas de tipos de interés es una constatación de su visión positiva del crecimiento económico en la zona euro.
Aquí, en casa, el Banco Santander (MC:SAN) ha sabido aprovechar los problemas de liquidez del Banco Popular (MC:POP) haciéndose con él por el precio simbólico de un euro. Sin duda, una operación tan rentable para la entidad presidida por Ana Botin como rentable era el banco presidido por Emilio Saracho en los años 90, considerado el banco más rentable del mundo. En el mundo de la empresa basar tu estrategia en lograr a toda costa mantener un estatus logrado con estructuras del pasado pasa factura. En el mundo de la banca sacrificar calidad de negocio por lograr rentabilidad, pasa factura. Los damnificados por esta operación, accionistas y bonistas del Banco Popular, ya preparan sus demandas, incorporando la sospechosa buena sintonía personal de ambas presidencias como base en algunas de ellas.
Esta semana, el protagonismo pasa al otro lado del charco. Los inversores se mantendrán atentos a la esperada subida de tipos que anunciará la Fed el próximo miércoles. El cuarto de punto de subida está ya descontado en los mercados, con lo que no se espera mucha volatilidad por este anuncio.
Seguimos en fase de consolidación del ciclo y probablemente hasta nuevos datos sobre resultados empresariales que desencadenen un nuevo impulso, nos mantendremos en esta situación. Por lo tanto, deberemos esperar hasta finales de julio, cuando se publican los resultados empresariales trimestrales, para que el cambió de música nos acelere el ritmo. No es aconsejable cambiar la estrategia, a pesar del recorrido vivido en los mercados desde principios de año. La renta variable sigue siendo el activo con más expectativas, siempre ajustando su proporción a nuestro perfil de riesgo. Además si el avance de principio de año se basó en valores cíclicos ahora simplemente toca rotar hacia acciones de valor, bajo endeudamiento y dividendo, que se apuntan como ganadoras en la fase que vamos a vivir.
Como citas macro a destacar esta semana tenemos:
El lunes se publican los precios industriales de Japón. El martes la inflación en el Reino Unido y el índice Zew de confianza económica en Alemania. El miércoles la comentada reunión de política monetaria de la Fed y la comparecencia de su presidenta. También ventas minoristas e inflación en Estados Unidos.
El jueves le toca el turno al Banco de Inglaterra y al de Suiza con su reunión de política monetaria. Y el viernes al Banco de Japón. El mismo viernes se conocerá la inflación revisada de la Eurozona y toca el vencimiento de opciones y futuros, en la llamada cuádruple hora bruja, así que notaremos cierta volatilidad en los mercados. Además, el Tesoro español subastará letras a 6 y 12 meses el martes y bonos y obligaciones a largo plazo el jueves.