Venció la prórroga en agosto INASE informó falta de cumplimiento en documentación presentada en las DDJJ de soja

En el marco de las medidas impulsadas por el Ministerio de Agroindustria para transparentar el mercado de granos, el Instituto Nacional de Semillas (INASE), realizó, conforme a lo establecido por la Resolución Nº 187/15, actuaciones sobre el incumplimiento en las presentaciones de las Declaraciones Juradas (DDJJ) de soja de la campaña 2015/16.

La prórroga para la entrega de la documentación de soja finalizó el 31 de agosto. Luego de cumplida la fecha, y la posterior evaluación de las presentaciones, se enviaron 98 cédulas notificando las infracciones a los productores por falta de presentación de DDJJ como usuarios de semillas.
Cuatro multas ya fueron cobradas e ingresadas al Estado Nacional por un total de $ 65.000. En nueve casos, se interpusieron recursos de reconsideración, próximos a resolverse en lo inmediato. 

A su vez, se iniciaron 300 trámites de multas a productores por falta de presentación de DDJJ.

Por otra parte, se realizaron 10 inspecciones a comercios que vendieron semillas sin estar inscriptos en el Registro Nacional de Comercio y Fiscalización de Semillas (RNCyFS) del organismo. 

Con respecto a las variedades comercializadas sin estar inscriptas en el Registro Nacional de Cultivares (RNC), se están llevando adelante 2 expedientes para investigarlas.

Cabe recordar que a partir de la Resolución INASE Nº 187/15, deben presentar la Declaración Jurada con información y documentación sobre el origen de la semilla utilizada y reservada, los productores cuyo monto de la facturación anual sea superior a tres veces el monto correspondiente a la categoría más alta de monotributista, independientemente de si se encuentran inscriptos o no en el régimen de monotributo.

Es decir, que deben presentar la DDJJ en tiempo y forma los productores que superen la facturación anual de $1.800.000, sobre los $600.000 que contempla la categoría máxima de monotributo.

La declaratoria debe incluir información de la cantidad de semilla reservada para uso propio, sus variedades y el lugar donde la misma se encuentra almacenada.

Las medidas establecidas apuntan a combatir el mercado ilegal de semillas, reconociendo el valor tecnológico de las mismas.