Máxima en Olivos: "Es caro ser pobre"

La reina de los Países Bajos, Máxima Zorreguieta, se reunió a solas con Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y se volvió a quejar por los pocos créditos que el Gobierno destina para las pymes.

La reina subrayó que "hoy solo el 50 por ciento de los argentinos tiene acceso a una cuenta bancaria y eso cae al 44 por ciento cuando se mira a las personas de bajos recursos", por lo que pidió "incluir al sistema financiero a los sectores más desprotegidos"Después de la reunión con Macri, Máxima brindó una conferencia de prensa acompañada por la vicepresidenta Gabriela Michetti, donde respondió sólo tres preguntas y repitió varios de los conceptos que dio ayer en la Universidad Católica, donde le dio una especie de clase de economía a Alfonso Prat Gay.
"Es caro ser pobre porque la gente que está en situación de pobreza no tiene acceso a todos los servicios", expresó a reina y le reclamó al Gobierno "rever las políticas de microcrédito y revigorarizar el sistema financiero, que hoy tiene pocos capitales para prestar". 

 En ese sentido, puntualizó que "los créditos a las pymes están en el orden del 3 por ciento, los más bajos de toda la región". "Tenemos que trabajar para dar créditos accesibles, efectivos y operativos a las pymes, que son las creadores de empleo más fuertes; son pequeñas cosas que se pueden hacer y conseguir grandes efectos para todos los argentinos", agregó.  
Máxima remarcó en varias oportunidades que visita el país en el marco del programa de inclusión financiera de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y reiteró que "los microcréditos son una de las herramientas para cumplir con las metas de inclusión financiera".
Antes de la conferencia, Máxima mantuvo una reunión privada con el mandatario Mauricio Macri, en su despacho presidencial de la Quinta de Olivos, donde estuvieron reunidos por poco más de media hora, charla a la que se sumó Michetti durante algunos minutos.
Luego de encontrarse con los periodistas, Zorreguieta almorzó durante más de una hora en la residencia de la Quinta de Olivos junto a Macri, la primera dama, Juliana Awada, y un invitado de la Corona holandesa.