De menos a más en las bolsas europeas, en una jornada eminentemente macro

Pocos movimientos al cierre de las bolsas europeas, en una jornada de menos a más en la que las caídas iniciales han dado paso a ligeras alzas en algún momento de la sesión por los buenos resultados macro en Europa y EE.UU. Veamos:
La jornada comenzaba con el cierre mixto de las bolsas asiáticas, siguiendo el ejemplo de Wall Street, con un incremento en la preocupación de los inversores por la posible subida de tasas de la Fed antes de que finalice el año. Las últimas declaraciones de los miembros de la Reserva Federal de EE.UU. así lo denotan:
1) Mester (presidente de la Fed de Cleveland) comento que la reunión de la Fed de noviembre podría ser un buen momento para replantearse la política de tipos.
2) Lacker (presidente de la Fed de Richmond) alentó a subir tipos para controlar la inflación. De lo contrario, la subida que se deberá hacer posteriormente será incluso superior.
3) Evans (presidente de la Fed de Chicago) comentó que se posicionaba a una subida de tipos en noviembre.
Las bolsas europeas abrían con descensos cercanos al punto porcentual, con un brent con subidas hasta los 51,36 dólares y alzas también en el oro.
El primer dato de referencia fue el PMI del sector servicios y compuesto en la Eurozona que se situó en línea con las previsiones. Chris Williamson, economista jefe de Markit, afirmaba al respecto: Si bien el estudio PMI sugiere que la economía de la zona euro continuó creciendo a una tasa del 0.3% en el tercer trimestre, hay indicios de que el impulso está disminuyendo. La expansión de septiembre fue la más baja desde el comienzo del año pasado. (...) De los cuatro países principales de la zona euro, sólo Francia está mostrando indicios de que su recuperación está ganando impulso, ya que el crecimiento está disminuyendo en Alemania, Italia y España.
Poco después se publicaba el PMI servicios del Reino Unido en septiembre que se desaceleró ligeramente respecto a agosto, pero que se situó por encima de las previsiones.
Un poco más tarde se hacían publicas las ventas minoristas de la Eurozona en el mes de agosto con una caída del 0,1% frente -0,3% esperado. Dato positivo que redujo ligeramente los descensos en las bolsas europeas hasta un poco más del medio punto porcentual.
Las palabras de la primera ministra británica, Theresa May, señalando que "es demasiado pronto para decir que clase de acuerdo tendremos con la UE sobre el Brexit", y abogando por un acuerdo de colaboración, tranquilizaron a los inversores en el mercado de divisas. La libra ha podido soportar el nivel de los 1,7000 dólares.
Pero no fue hasta la publicación del dato ADP de empleo no agrícola, por debajo de lo esperado, que las compras se fueron incrementando hasta llegar las bolsas europeas a registrar niveles positivos. Este dato de empleo, más suave de lo previsto, hace pensar que los datos oficiales que conoceremos el próximo viernes se moverán en la misma línea, y que eso evitará que la Fed alce tipos en su reunión de diciembre.
Sin embargo, los datos de pedidos de fábrica de EE.UU., del PMI de servicios y el ISM también de servicios del mes de septiembre, muestran una economía que está ganando impulso, y que debe enfrentar sin temor la vuelta a la senda alcista de las tasas.
En resumen, jornada eminentemente macro, con unas bolsas europeas que cierran prácticamente planas, y con un moderado volumen de contratación.