Personas obsesivas, ¿cómo identificarlas?





Las obsesiones son pensamientos, ideas e imágenes involuntarias y persistentes NO deseados por nosotros, que nos provocan perturbación y angustia ya que nos los queremos  sacar de encima y no podemos.

Dicho estado causa tanta ansiedad, que tenemos que realizar actos compulsivos y repetitivos que NO logramos dejar de hacer, con el objetivo de  poder calmar el estado de tensión  que nos provocan éste tipo de ideas.

Los rituales y actos compulsivos generan un alivio transitorio de la ansiedad y angustia, ya que rápidamente vuelve a surgir la necesidad de realizar dichos actos para tranquilizarse, perpetuando el ciclo obsesivo-compulsivo.

Ejemplos de la vida cotidiana
Hay personas que cada vez que salen de su casa, les aparece la sensación de duda de haber dejado o no la puerta de la casa bien cerrada, lo cual les provoca tanta ansiedad dicha preocupación, que tienen que volverse para verificar si quedó o no cerrada la puerta.

A otras personas les sucede con el lavado compulsivo de manos, por causa de la idea de contaminación,  y al no experimentar la sensación de satisfacción, no pueden dejar de hacerlo.

Otro caso muy común es encontrar sujetos que al momento de irse a dormir, les aparecen pensamientos de duda sobre si cerraron o no la llave de gas y las hornallas de la cocina, dicha preocupación genera tanta ansiedad que la persona no se duerme hasta que no se levanta y verifica cómo está la cocina.  Ésta conducta - de levantarse de la cama y verificar las hornallas - se puede repetir un sin número de veces y va a depender de la gravedad de la obsesión.

¿Cómo nos damos cuenta si la obsesión se agrava?
Sucede cuando las obsesiones y compulsiones se vuelven inmanejables, ya que ocupan un tiempo importante en nuestra vida. Más de una por día, es la primera señal que nos indica que se va agravando.
Por lo tanto, tenemos que preocuparnos cuando la obsesión se manifiesta a través de una amplia variedad de síntomas que resultan incapacitantes en la vida cotidiana,  perdemos la libertad a medida que el TOC se agrava y terminamos presos del mismo.

Las obsesiones más comunes son ideas o temores sobre:
v  Ser contaminado;
v  Ideas de haber cometido daños a terceros (excesiva responsabilidad)
v  Preocupación excesiva por el orden y la simetría;
v  Obsesiones religiosas;
v  A sufrir pensamientos indeseables vinculados al sexo u otros temas.

¿Cuáles son los rituales o compulsiones más conocidos?
Las compulsiones se pueden clasificar en 2 grupos:
ü  los actos motores : verificación, limpieza, orden y acumulación.
ü  las compulsiones mentales: cumplen la función de neutralizar las ideas obsesivas, como por ejemplo: repetir oraciones o números para sentirnos más seguros o protegidos, ya que de ésta manera, sentimos que nada malo nos va a suceder.

Causas del TOC
Actualmente se plantea que existen diferentes factores que pueden desencadenar dicha problemática:
v  Predisposición genética;
v  Alteraciones en las redes y circuitos neuronales;
v  Experiencias tempranas;
v  Creencias distorsionadas.

¿Cuál es el abordaje más efectivo para el TOC?
La persona que sufre ésta problemática, siente vergüenza por los pensamientos y rituales que realiza, y trata de mantenerlos en secreto por temor a lo que los otros puedan pensar. Además, piensa que solamente le pasa a él y que no va a tener solución, ya que es consciente  de todo lo que le sucede pero no puede sacarse de encima los pensamientos que lo perturban ni dejar de hacer los actos compulsivos. 
En la actualidad, se sabe que el tratamiento farmacológico combinado con la Terapia Cognitiva-Conductual,  ha demostrado ser muy efectiva para tratar éstos casos.

Para mayor información:
Descripción: Descripción: C:\Users\nacho\Desktop\PERGAMINO\CPC Decidir Vivir Mejor\marca SG DVM.jpg
Psicólogo  Santiago Gómez
Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva
(Matrícula: 15.159)