Mercedes-Benz cumple 65 años fabricando con el sistema CKD y llega al millón de unidades

Mercedes-Benz cumple 65 años de fabricación con el sistema CKD, sigla en inglés que significa completely knocked down para referirse a los kits de ensamblaje o conjuntos de piezas pre-armados que se distribuyen para ser montados en alguna de las plantas que el Grupo Daimler posee en el mundo. La marca utiliza este modo de producción desde 1952 y llegará este mes al millón de vehículos construidos con esta modalidad.

Este acontecimiento tiene directa relación con el aniversario de la fundación de Mercedes-Benz Argentina, ocurrido también hace 65 años. La historia del montaje CKD se inició en la fábrica que Mercedes-Benz abrió en 1951 en las afueras del Gran Buenos Aires. Allí se montaba el 170 S, el primer auto CKD de la historia de Mercedes-Benz. Los conjuntos de piezas llegaban a la Argentina desde Sindelfingen (Alemania) y luego del trabajo de ensamblaje pasaban a convertirse en el 170 S, también conocido como el “hormiga negra”, que además de destinarse para el uso participar, era muy requerido como taxi.


En los inicios, la producción CKD estaba ubicada en la planta de Sindelfingen. En 1990 -año en que la unidad número 500.000 fue despachada- la fábrica fue trasladada en primer lugar a Wörth y finalmente a Bremen, donde funciona hoy en día. Desde allí salen los conjuntos de piezas y componentes hacia los centros donde se montan unidades con la modalidad CKD de Mercedes-Benz, ubicados en seis países: India, Tailandia, Indonesia, Malasia, Vietnam y Brasil. La unidad número un millón construida bajo el sistema CKD, un C 220, saldrá durante este mes de la planta de Pune (India).