Los jefes de la CGT se endurecen contra Macri y ya hablan de un paro general para octubre

El abierto rechazo de Mauricio Macri a reabrir las paritarias parece haber colmado la paciencia de los jefes de la flamante CGT unificada, que endurecieron sus críticas contra el Presidente y ya hablan abiertamente de un paro general, como pretenden las CTA.

Este miércoles Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, dos de los integrantes del triunvirato, salieron a hablar abiertamente de la posibilidad de convocar a un paro nacional, una decisión que se tomará en el Comité Confederal que la central realizará dentro de quince días. El otro jefe de la central, Héctor Daer, no se ha expresado públicamente a favor del paro, pero
 sus críticas al gobiernoson constantes.La idea de un paro general ya estaba en el aire de la CGT y la impulsaban más fuerte sectores cercanos a Hugo Moyano, como su hijo Pablo y Jorge Sola entre otros, y el grupo que lidera el bancario Sergio Palazzo, que de todos modos no integra la cúpula de la central. En cambio, los integrantes del triunvirato mantenían cierta mesura, que ahora empiezan a abandonar.
Fuentes de la central explicaron a LPO que está bastante avanzada la posibilidad de que el próximo día 23 se convoque a un paro general para octubre, aunque algunos sectores quieren esperar a noviembre y otros -sobre todo algunos referentes importantes de "Los Gordos"- directamente prefieren evitar la medida de fuerza contra el Gobierno.
Fuentes de la central explicaron a LPO que está bastante avanzada la posibilidad de que el próximo día 23 se convoque a un paro general para octubre
Schmid, cercano a Moyano, le aclaró hoy a Macri que van a "insistir con la reapertura de las paritarias" porque hay que ver "quién va a pagar este desfasaje que ha habido este año" entre precios y salarios, y la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, que ubicó entre 7 y 10 puntos.
El jefe de Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que integran gremios claves para el éxito de un paro general como los choferes de colectivos y maquinistas de trenes, afirmó que "nunca" descartaron la posibilidad de una medida de fuerza. "Ya lo dije mucho antes que Pablo Micheli. En muchas ocasiones hemos desarrollado unidad de acción. Y nunca estuvo descartada una medida de fuerza de esa naturaleza", señaló Schmid en radio Nacional.
El sindicalista describió como "tensa" la relación con el Gobierno y aunque valoró el diálogo, se quejó por la falta de respuestas. "Nosotros valoramos el llamado al diálogo, pero el diálogo en sí, sin que haya una voluntad de cambio sobre lo que estamos reclamando, conduce a una frustración", indicó.
Schmid, Daer y Acuña en la reunión con funcionarios nacionales
En tanto, Acuña, cercano a Luis Barrionuevo, abandonó su posición de más moderado contra el Gobierno y disparó munición gruesa contra Macri. "Tenemos al presidente saliendo a decir que no va a reabrir paritarias. Parece que tuviéramos un rey, que dice que es lo que se hace y que no", cuestionó.
"La respuesta (al Presidente) es clara: las paritarias son la discusión salarial entre un sector empresario y su sindicato (...) Hay sectores que tienen posibilidades de equilibrar los salarios con el costo de vida. Entonces, por qué prohibirle a ese sector las paritarias, que son justamente para eso. Nadie va a pedir lo que las empresas no pueden pagar", afirmó Acuña en diálogo con radio Futurock FM.
Macri ya directamente tomó posición: está parado del lado de los empresarios, lanzó Acuña, hasta ahora el más moderado del triunvirato
Respecto al paro, Acuña coincidió con Schmid en que primero escucharán a organizaciones sociales como la CTEP y Barrios de Pie (con las que se reunirán hoy), intendentes del Conurbano y representantes de la Iglesia, y luego lo decidirán en el Confederal del día 23. "Ahí va a salir si hay que convocar a un paro o si habrá que esperar", indicó.
Pero Acuña adelantó que su posición es favorable a una medida de fuerza. "Uno tiene la responsabilidad de tener equilibrio, si fuera por mi capaz que ya hubiera salido antes a protestar, pero hay que respetar los cuerpos orgánicos de la CGT", señaló el dirigente, aunque con una diferenciación del discurso de las CTA: "La CGT tiene la obligación de conducir el malestar social, aunque no es cuestión tampoco de apagar el fuego con nafta".
Acuña destacó que Jorge Triaca "tiene muy buena predisposición y muy buenas intenciones", pero se quejó porque las soluciones desde el Ejecutivo no llegan. "El que tiene que dar respuestas y soluciones a los problemas que tenemos es el Gobierno. Nos podemos reunir todo lo que quieran, pueden ser muy amables, el diálogo puede ser muy bueno pero si no hay respuestas para la sociedad, todo cae en saco roto", lamentó.
El dirigente del sindicato de estacioneros también cuestionó las declaraciones del Presidente sobre la "posición extrema" de las CTA. "Macri ya directamente tomó posición: está parado del lado de los empresarios. Y si no que nos diga cuáles son las actitudes que tuvo a favor de los trabajadores", lanzó Acuña, que completó la entrevista con una advertencia: "Si no hay respuesta, habrá lucha porque esto no puede seguir así".
Sergio Palazzo
Por su parte, el bancario Sergio Palazzo confirmó que en el Confederal de la CGT pedirá un paro nacional y consideró que la negativa de Macri a reabrir negociaciones paritarias "es una provocación" a los sindicatos.
"Lo venimos planteando y lo vamos a plantear en el Confederal de la CGT. Tiene que haber un paro nacional de 24 horas como parte de un plan de lucha para frenar estas políticas y tiene que ser realizado junto a las dos CTA", indicó el referente de la Corriente Federal de Trabajadores a El Cronista.
"El mismo presidente que les permite a sus amigos empresarios que suban los precios al 45 por ciento, el mismo que favorece a las empresas prestatarias de servicios públicos con un ajuste de tarifas del 400 por ciento o el 500 por ciento y el mismo que facilita maximizar la rentabilidad a los sectores concentrados eliminando retenciones e impuestos, le dice a los trabajadores que no pueden reabrir paritarias", fustigó el jefe de la Asociación Bancaria.