¿Llegará la OPEP algún día a un acuerdo para congelar la producción? Por Ellen R Wald PhD

Este miércoles, miembros de la OPEP se reunirán aprovechando la celebración del Foro Internacional de la Energía en Argelia. Como lo hicieran en Doha la primavera pasada, los miembros pretenden discutir una posible congelación de la producción depetróleo.
Rumores, retórica e insinuaciones sobre esta congelación de los niveles de producción de petróleo han eclipsado casi todo el resto de los asuntos relacionados con la energía desde que se agendó la reunión. Los mercados del petróleo subieron el lunes con la llegada de los miembros de la OPEP a la conferencia. El culpable de este aumento de los precios fue la esperanza de que la OPEP llegara a un acuerdo para limitar la producción.
Los inversores, sin embargo, deberían prepararse para un descenso. A pesar del prudente optimismo en Argelia, los protagonistas tienen pocos incentivos para llegar a un acuerdo en este punto. De hecho, la mayor parte de los miembros de la OPEP y otros productores de petróleo se preparan para un futuro de continua expansión de la producción.
Este es resumen de la posición de cada uno de los actores principales y la probabilidad de que estos países apoyen una congelación de la producción de petróleo:

Argelia: 1,01 millones de barriles al día

El ministro del petróleo argelino, Nouredine Bouterfa, ha estado haciendo gala de una retórica muy optimista. Específicamente, ha dicho que Argelia propondrá que la OPEP reduzca la producción en 1 millón de barriles al día. Ha intentado utilizar la presencia de Argelia como país anfitrión para promover un acuerdo, pero ninguno de los otros miembros de la OPEP parece tomárselo tan en serio como el mercado del petróleo. Argelia produce menos que cualquier miembro de la OPEP con las excepciones de Indonesia y Gabón y, por tanto, tiene muy poca influencia en la organización. Las bravatas de Bouterfa van dirigidas al menos en parte a la población argelina, para posicionarse como un líder poderoso que está haciendo todo lo posible para mejorar su economía. Mientras tanto, Argelia continúa con los planes iniciados durante el verano de aumentar su propia producción.
Posición: Argelia apoyará un acuerdo de congelación pero su moción para reducir la producción de la OPEP no tendrá éxito.

Venezuela: 2,1 millones de barriles al día

El presidente Maduro apoya un acuerdo de congelación del petróleo y declaró ante la prensa la semana pasada que el acuerdo de estabilización del mercado está "próximo". La producción de petróleo de Venezuela realmente ha disminuido desde que los precios del petróleo se desplomaron, porque el país no puede pagar la electricidad necesaria para mantener la producción de petróleo. A pesar de que el país carece del suficiente alimento para sus ciudadanos, Venezuela ha firmado recientemente un nuevo contrato con Schlumberger (NYSE:SLB) (NYSE:SLB) para perforar 80 nuevos pozos de petróleo en la faja del Orinoco. La intención es que este esfuerzo aumente en 250.000 barriles al día la producción de Venezuela en 2019.
Posición: Puede que Venezuela diga que el acuerdo está "próximo", pero el Gobierno está haciendo planes para aumentar la producción. Venezuela apoyará la congelación de la producción por la subida del precio a corto plazo que conllevaría, pero sus planes a largo plazo son aumentar la producción.

Iraq: 4,35 millones de barriles al día

Iraq afirma que apoya un acuerdo de congelación del petróleo pero con una gran salvedad: Iraq pretende una exención de cualquier congelación de la producción debido a sus años de guerra y el actual conflicto con Isis. Iraq busca aumentar su producción hasta al menos 5 millones de barriles al día y ha firmado recientemente un acuerdo con el Gobierno Regional del Kurdistán para reanudar las exportaciones de las zonas bajo control kurdo.
Posición: A Iraq podría convencérsele para unirse a una congelación de la producción si la OPEP llega a un consenso, porque actualmente es el segundo productor de la OPEP. Si la producción se congela en los niveles actuales, Iraq no tendrá que preocuparse de que la producción iraní usurpe su cuota de mercado. Sin embargo, si otras naciones exigen exenciones, Iraq se unirá a ellos.

Irán: 3,6 millones de barriles al día

Las últimas declaraciones del presidente Rouhani revelan la posición de Irán sobre un posible acuerdo de congelación del petróleo:
“La inestabilidad y la caída de los precios del petróleo perjudican a todos los países, especialmente a los productores de petróleo. Teherán da la bienvenida a cualquier medida a favor de la estabilidad de los mercados y la mejora de los precios del petróleo que se base en la justicia, la equidad y en una cuota justa de todos los productores de petróleo”.
Esto significa que Irán apoya un acuerdo en el que otros países de la OPEP congelen su producción mientras Irán aumenta la suya. La posición de Irán es que la “justicia” y la “ecuanimidad” le proporcionarán una exención debido a las sanciones a las que se ha enfrentado durante años.
El año pasado, Irán afirmaba que quería aumentar su producción hasta los niveles registrados antes de las sanciones ‒en torno a 4 millones de barriles al día. Puesto que Irán, según informes, se encuentra en la cúspide de esta cifra, muchos analistas creen que el país está listo para un acuerdo. No es el caso.
Recientemente, Irán ha revelado unas metas mucho más elevadas ‒de al menos 5 millones de barriles al día. Ahora que el Gobierno iraní ha aprobado un nuevo modelo ligeramente más prometedor para que las compañías extranjeras inviertan en el desarrollo del petróleo iraní, Irán no tiene ningún deseo de restringir su producción. No sólo eso, sino que el país ha rechazado recientemente una oferta de Arabia Saudí para reducir su propia producción de petróleo si Irán estuviera de acuerdo en congelar la producción en 3,6 millones de barriles al día.
Posición: Irán sólo apoyará un acuerdo de congelación si se le concede una exención.

Arabia Saudí: 10,7 millones de barriles al día

Desde la reunión de Arabia Saudita con Rusia, al margen de la Conferencia del G20, el ministro del petróleo Khalid al-Falih ha dicho muy poco sobre el tema de la congelación de la producción. La reunión entre Rusia y Arabia Saudí provocó un breve repunte de los precios del petróleo cuando los inversores creyeron que anunciarían una congelación.
Sin embargo, los precios del petróleo volvieron a caer inmediatamente cuando quedó claro que el acuerdo que firmaron era considerablemente menos determinante. La semana pasada, al-Falih se reunió con su homólogo iraní en la sede de la OPEP en Viena, y los sauditas propusieron un recorte de la producción de petróleo hasta los niveles de enero. Esto no era más que Arabia Saudí ofreciéndose a recortar la producción de petróleo a niveles de no-verano (justo cuando se acerca el final del verano y los saudíes necesitan menos petróleo en su país para alimentar sus sistemas de calefacción).
A cambio de este “recorte”, al-Falih pretendía una limitación de la producción iraní en 3,6 millones de barriles al día. Irán rechazó la oferta. Las partes tampoco se pusieron de acuerdo en cómo se mediría la producción. Irán quería redactar sus propios informes, mientras que Arabia Saudí exigía una fuente independiente para verificar las cifras. Esto sugiere que incluso si Irán hubiera accedido, ellos no tenían intención alguna de cumplir con su parte.
Posición: Arabia Saudí no ve una necesidad de congelar la producción en este momento. Es muy probable que el país apoye una congelación de la producción, pero sólo si todas las naciones de la OPEP y Rusia se unen. Arabia Saudí no apoyaría ninguna exención para otros países y demandaría una verificación independiente.

Rusia: 11,9 millones de barriles al día

A principios de septiembre, el presidente Putin expresó su apoyo a una congelación de la producción de petróleo conjunta entre Rusia y la OPEP, con una exención para Irán. Desde entonces, sin embargo, Rusia ha ido retirándose de esa posición.
El ministro del petróleo Alexander Novak asiste en este momento al Foro Internacional de la Energía pero puede que se marche antes de que la reunión de la OPEP comience siquiera. Ha declarado que Rusia no considerará una congelación de la producción a menos que la OPEP resuelva sus divisiones internas sobre el tema. Mientras tanto, Rusia planea nuevas inversiones para impulsar la recuperación del petróleo en sus viejos yacimientos llamados "marrones,". Además, Rosneft (MCX:ROSN) (MCX:ROSN) y Gazprom (MCX:GAZP) Neft (MCX:SIBNplanean perforar nuevos pozos en áreas consideradas “difíciles de recuperar”.
A pesar del creciente gasto, estas empresas creen que tales pozos serán rentables incluso si el petróleo permanece en el rango de 40 USD por barril. Rusia ha declarado recientemente que no ve la necesidad de una congelación de los niveles de petróleo y el primer ministro Dimitri Medvedev ha afirmado que el país debe preparar sus presupuestos para los próximos tres años basándose en un precio de 40 USD por barril. (Nota: aunque Rusia no es un país de la OPEP, su participación sería vital para cualquier congelación debido a su volumen de producción, su competencia con Arabia Saudí en las ventas en los grandes mercados y su control relativamente centralizado de las petroleras aparentemente privadas).
Posición: Rusia no tiene grandes esperanzas de llegar a un consenso con la OPEP y no está particularmente interesada en formar parte de un acuerdo de congelación incluso aunque la OPEP alcanzara uno. Incluso si se materializara la congelación, Arabia Saudí seguiría desconfiando de las intenciones de Rusia a la hora de cumplir con su parte en vista de su apoyo a Irán.