La CNV aprobó la creación de los cuatro primeros fondos comunes para el blanqueo

La Comisión Nacional de Valores (CNV) reglamentó la creación de cuatro fondos comunes de inversión abiertos, conocidos como "de parking", en los que aquellos que adhieran a la Ley de Sinceramiento Fiscal pueden colocar su dinero hasta que el organismo apruebe la creación de fondos comunes cerrados orientados a inversiones la economía real, que la normativa contempla para evitar el pago de una penalidad.
Tal como detalló el organismo en un comunicado los fondos aprobados deberán estar conformados exclusivamente por bonos y letras del Tesoro nominados en dólares, con un plazo de vencimiento de hasta un año desde la fecha de suscripción. Los inversores, o cuotapartistas, deberán reinvertir el total de sus cuotapartes antes del 11 de marzo del año que viene en fondos comunes de inversión cerrados, que destinarán ese capital en el financiamiento de proyectos de inversión de la economía real.
De esta manera, la CNV dio el visto bueno para el funcionamiento de dos fondos abiertos de Allaria-Ledesma: uno llamado sinceramiento fiscal y otro de renta en dólares. A la vez, aprobó un instrumento de Southern Trust y un cuarto de Gainvest SA.
La ley del blanqueo promete darle un fuerte empuje a la industria de los fondos comunes de inversión. Concretamente, la normativa apunta a la creación de fondo cerrados, que estén destinados al financiamiento de proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, pequeñas y medianas empresas, préstamos hipotecarios actualizados por Unidad de Valor de Adquisición (UVA), desarrollo de economías regionales "y demás objetos vinculados con la economía real".
Además, la normativa fija que cada uno de estos fondos debe incluir por lo menos tres proyectos y ninguno de estos puede tener una participación que supere el 50% del total. Se necesitan por lo menos 10 inversores y el fondeo requerido tiene un piso de u$s 10 millones.
Por otra parte, la reglamentación dejó muy en claro que no será posible para estos fondos utilizar el stock existente. Deberán financiar a desarrollos que comiencen desde cero.
En la City aguardan la apertura de sobres de licitación para conocer cuáles fueron los proyectos productivos aprobados, que se calcula que será a mediados de octubre.
El éxito del blanqueo puede apuntalar a sectores claves de la economía, como el de real estate.
Pero además, potenciar el desarrollo de emprendimientos que aún no han sido del todo explorados, como los relacionados con las energías renovables. El Gobierno nacional tiene un plan que se extiende hasta el 2025, en el que fija que para esa fecha que el 25% de la generación eléctrica debe provenir de este tipo de energías.
Actualmente, la industria de los fondos mueve en la Argentina unos u$s 20.000 millones y representa el 3,5% del PBI. La expectativa del sector financiero es que el blanqueo la haga crecer hasta llevarla a niveles de los países de la región. En Brasil, los fondos mueven el 30% de su PBI y en Chile el 14% del producto.

cronista