Inversores temen "shock en bonos" y acciones están en mayor valor desde 2000: sondeo BAML

Los inversores globales, preocupados por una caída de los precios de los bonos y las altas valoraciones de las acciones en los países desarrollados, han aumentado el efectivo en sus carteras y sus posiciones en mercados emergentes a máximos de tres años y medio, según un sondeo publicado el martes.
La última encuesta mensual de Bank of America Merrill Lynch mostró que los gestores de fondos calculan que la valoración de las acciones es la más alta desde 2000, y que las bolsas y los bonos en su conjunto tienen la mayor valuación de la historia.
La encuesta a 208 gestores de fondos que administran 579.000 millones de dólares se realizó entre el 2 y el 8 de septiembre, en un momento en que había expectativas de que la Reserva Federal pudiese subir su tasa de interés.
Las tasas de interés más altas pueden ser complicadas para los bonos, las acciones y los mercados emergentes. Sin embargo, los gestores de fondos siguen siendo atraídos por los mercados emergentes debido a sus relativamente altos rendimientos, la misma razón por la que aumentaron su exposición al efectivo, dijo BAML.
Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años alcanzaron esta semana su nivel más alto desde junio y los retornos de los bonos alemanes con el mismo plazo fueron positivos por primera vez desde entonces.
El sondeo de BAML mostró que la participación del efectivo en las carteras subió a un 5,5 por ciento, pero aún menos que el récord de 15 años de julio de un 5,8 por ciento. A la pregunta de porque la preferencia por la liquidez, un 42 por ciento de los encuestados dijo que tenía "una visión pesimista de los mercados".
El aumento de la preferencia por el efectivo ocurre pese a que la confianza en la economía se ha fortalecido. Un 26 por ciento de los encuestado espera que las cosas mejore el próximo año, el nivel más alto en nueve meses.
Si bien el 83 por ciento de los participantes espera que los bancos centrales de Japón y Europa sigan ofreciendo tasas negativas el próximo año, un 61 por ciento se está preparando para rendimientos más altos de los bonos a 10 años, un avance frente al 47 por ciento del sondeo de agosto.
"Los activos de riesgos son, no obstante, vulnerables a un shock en los bonos", añadió BAML , que agregó que un 82 por ciento de los encuestado consideró que los precios de los bonos están "inflados".

reuters