Exclusivo: Prat Gay confirmó que Macri ya no tendrá superpoderes

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, confirmó ante sus pares de las provincias que el Gobierno ya no tendrá superpoderes para modificar a gusto las partidas presupuestarias, una modificación que la oposición presionaba para imponer en el debate legislativo de la Ley de Presupuesto, que esta semana ingresará al Congreso.
Tras regresar del viaje de egresados de su hijo en Inglaterra, Prat Gay recibió este lunes a los ministros provinciales con la intención de adelantarles los principales lineamientos del Presupuesto 2017, y a su vez escuchar los reclamos y exigencias de los enviados de los gobernadores, que por lo menos en el Senado tienen la llave de la aprobación de la ley.
Durante la reunión, según confió a LPO uno de los participantes, el ministro de Hacienda anunció que se terminaron los superpoderes, al menos como estaban establecidos hasta el actual ejercicio, aunque habrá que ver la letra chica del proyecto que esta semana llegará al Congreso.
Como explicó este medio, el gran objetivo de la oposición de cara a la discusión del Presupuesto era limitarle los superpoderes, que desde 2006 le permiten a los presidentes reasignar partidas a gusto, mediante un decreto simple. El PRO fue un férreo opositor a que el kirchnerismo mantuviera esta facultad, y ahora en el gobierno el peronismo le exigió un acto de coherencia.
Durante los últimos años de la gestión de Cristina Kirchner, la oposición repitió en cada debate por el Presupuesto que poco sentido tenía aprobar partidas si el Poder Ejecutivo las cambiaría por un decreto simple. Es que la ex Presidenta y sus ministros acostumbraron a subestimar los ingresos fiscales y definir nuevos gastos por decretos, además de cambiar de destino los ya pautados.
Sin los votos para aprobarlo, en el Gobierno advirtieron que les sería muy complejo sacar el Presupuesto sin hacer grandes concesiones a los gobernadores y probablemente el peronismo igual le recortaría los superpoderes, por lo que ahora podrán mostrar un gesto claro de diferenciación con la anterior gestión.
De todos modos, en la Casa Rosada tampoco quieren quedarse sin herramientas para gastos discrecionales en un año electoral, y entre los técnicos de Cambiemos ya analizaban la letra chica para no excederse con el republicanismo y dejar a Mauricio Macri sin margen para manejar fondos.
Uno de los puntos a analizar es si el Presidente podrá mover partidas por decreto de necesidad y urgencia, como hizo en enero para girarle coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires para financiar el traspaso de la Policía Federal, y también en julio, cuando a través del DNU 797 le armó un plan millonario de obras para la capital. El peronismo ya mostró que no aceptará este tipo de maniobras y ese DNU fue rechazado por la bicameral de trámite parlamentario, y se espera que lo mismo pase cuando se trate en los recintos.