Exclusivo: el proyecto de reforma política que quiere imponer Cambiemos

La Cámara de Diputados buscará este jueves aprobar un dictamen al proyecto de reforma política enviado por el Gobierno, pero con varios cambios exigidos por el Frente Renovador de Sergio Massa.

El último fue acordado el miércoles por la mañana, cuando los diputados del massismo lograron imponer que la Cámara Electoral supervise el escrutinio provisorio, facultad que Cambiemos no quería darle.
Por esa resistencia, Alberto Dalla Via, presidente de la Cámara Electoral, tenía previsto protestar en conferencia de prensa, pero no fue necesario.
El proyecto se debatirá en un plenario de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda, presididas por Pablo Tonelli (PRO), Diego Mestre (UCR) y Luciano Laspina (PRO), respectivamente.
El acuerdo con el massismo llegó, luego que el Gobierno aceptara ceder el escrutinio provisorio a la Cámara Electoral, que además tendrá la facultad de supervisar las máquinas para el voto electrónico.
Como explicó LPO, María Eugenia Vidal había pedido postergar la reforma porque favorecerá a Massa en las legislativas, pero Macri insistió para sancionarla. “Tenemos máquinas para todo el país”, le garantizó Andrés Ibarra a Tonelli.
El ministro de Modernización primero quiso comprarlas en Corea, pero eran obsoletas. Finalmente China será la proveedora del equipamiento.
Ante la resistencia del Frente para la Victoria, reacio a cualquier votación electrónica, el diputado del PRO no tuvo más opción que rendirse ante los reclamos del massismo, que le acercaban los diputados Juan Brugge y Graciela Camaño.
Los jueces de la Cámara Electoral, con apoderados de todos los partidos.
El borrador no incluye las nuevas potestades para la Cámara Electoral, que sería acordadas en la Comisión. Pero contempla varios de los planteos del massismo, como la obligación de controlar las máquinas el mismo día de la elección, mediante una simulación de 8 a 13 en colegios de grandes ciudades. Si la Cámara comprobara que el sistema no funciona, podría suspender la elección.
El proyecto otorga a la Cámara Electoral la posibilidad de hacer una simulación en las máquinas el día del comicio y si detectara alguna anomalía podría hasta suspender la elección.
Otro cambio es la obligación de considerar en el escrutinio el conteo manual de la boleta impresa en las máquina, además de la transmisión electrónica a través de los chip, que recae a un software externo cuyo control es siempre motivo de polémica.
En Salta, la oposición no quedó conforme cuando en las primarias no pudieron supervisar en las mesas de votación como había salido la elección.
Cambiemos confía en que el Frente Renovador le permitirá impedir votar a más de una fuerza en las primarias, como indica el proyecto original y se opone el Bloque Justicialista, donde se hacen sentir los gobernadores.
El oficialismo no cedió a ese reclamo y está dispuesto a jugar a suerte y verdad en el recinto, con la esperanza de llegar a 129 con el Frente Renovador y fuerzas menores.
Y por eso dejó inalterable el artículo 39: Como primer paso en el proceso de emisión del voto, el elector deberá optar por participar en la primaria de una única agrupación política o acuerdo electoral, a fin de seleccionar su preferencia entre las listas internas que compitan en esa elección”, señala. Esa discusión seguirá en el recinto.