¿Dónde no ha estado Fainé? De la sólida banca a Gas Natural Fenosa

En el verano de 1942 nacía en la capital de la comarca del Bages, Manresa, Isidre Fainé Casas. Criado en el seno de una humilde familia de agricultores, con 13 años sus padres se mudaron a Barcelona. Comenzó entonces a trabajar en un taller de bicicletas, para más tarde dedicarse a vender material eléctrico.
Tras cursar el bachillerato nocturno para poder compaginar trabajo y enseñanza, se presentó a una oferta del Banco Atlántico. Un empleo que le permitiera estudiar y ganarse unas pesetas. En 1964 cuando había terminado la carrera de Ciencias Económicas en la Universidad de Barcelona fue nombrado director de inversiones del mismo banco.
Un joven brillante, que cinco años después –tenía menos de treinta años- era fichado como director general de Banco de Asunción, en Paraguay. Tras probar al otro lado del Atlántico, la tarea no fue fácil porque suponía sacar de la quiebra al Banco de Asunción, regresó a España como director de personal de Banca Riva y García, corría el año 1973.
Pero para un joven que se había doctorado en Económicas y que había cursado un ISMP en business administrationpor la Universidad de Harvard sabía a poco. En 1974, diez años después del fulgurante ascenso en Banco Atlántico, entraba en Banca Jover como consejero y director general. Una banca española que vivía los últimos años del Franquismo y que necesitaba una modernización.
Cuatro años después tenía frente así otro gran reto, dirigir Banco Unión. Al frente de Bankunión revolucionó la entidad al apostar por la banca industrial. Apostó por el negocio de las autopistas, quizá sin saber que años más tarde estaría al frente de uno de los grandes grupos de infraestructuras españoles.
El año 1982 se ponía en contacto con Fainé, tenía 40 años, Josep Vilarasau, el gran artífice de transformar a La Caixa de una caja barcelonesa a uno de los bancos más importantes del país. Según ha trascendido, la oferta se la hizo en un avión y pese a las dudas iniciales, Fainé no estaba muy satisfecho con la remuneración, acabó diciendo sí.
Primero fue director general adjunto, para luego más tarde convertirse en director general cuando Vilarasau fue ascendido al puesto de presidente, en 1999. Él era el encargado de la banca comercial, mientras que Antoni Brufau se encargaba de la banca industrial. Ocho años después era nombrado presidente, era junio de 2007.
Sacó a cotizar a Bolsa Criteria, las participadas de La Caixa. Luego utilizó ese resorte y cuando comenzó la mayor crisis financiera que se recuerda, creó CaixaBank y reestructuró de nuevo todo el grupo. CaixaBank se quedaba con el negocio bancario y Criteria Caixa con las participadas del grupo. Una decisión de Economía obligaba a aislar la obra social en fundaciones bancarias y así se daba una nueva vuelta de tuerca: se creaba la Fundación Bancaria La Caixa.
Fundación Bancaria La Caixa se encarga de la gestión de la obra social pero también la gestión de Criteria CaixaBank. De esta cuelgan CaixaBank, con el negocio nacional e internacional y la participación de Repsol y Telefónica; y por otro lado el resto de participadas. Una nueva fórmula que hace incompatible las diversas presidencias. Fainé pasaba a dirigir la Fundación Bancaria La Caixa.
Pese a haberse centrado en la banca, su currículo no solo se circunscribe a este ámbito empresarial. En 1998 era nombrado presidente de Abertis, volvía a las autopistas después de haber apostado por este sector desde Bankunión. Un puesto que tras 10 años al frente dejaba en 2009 y cedía el testigo a Salvador Alemany, aunque se guardaba el puesto de vicepresidente.
Una vicepresidencia que no es única, ya que también ocupa el mismo puesto en Repsol y Telefónica. Un trabajo que ha compatibilizado con la presidencia de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y miembro del Fondo de Garantía de Depósitos y de la comisión del Fondo para la reestructuración ordenada bancaria (FROB).
Con 74 años, cuando muchos ya solo piensan en la jubilación, ha dado un paso adelante ante un nuevo reto: la presidencia de Gas Natural Fenosa. Tras vender un 20% Criteria CaixaBank y Repsol de la utility para dar entrada a Global Infraestructure Partners (GIP) se ha reorganizado la dirección. Una nueva etapa para Gas Natural Fenosa que tendrá al frente a un histórico de la banca española como Isidre Fainé.



invertia