Detuvieron al "Caballo" Suárez, el sindicalista que Macri quería ver preso

Omar "Caballo" Suárez, el ex titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), fue detenido este martes acusado de liderar una asociación ilícita dentro de su gremio y de haber entorpecido la investigación en su contra.

El sindicalista fue detenido en los tribunales federales de Comodoro Py, donde se presentó voluntariamente una vez que fue notificado de que el juez federal Rodolfo Canicoba Corral lo procesó con prisión preventiva como presunto jefe de una "asociación ilícita, administración fraudulenta y coacción". Además, lo embargó por 10 millones de pesos.
“Estaba procesado por dos delitos bastantes graves, al borde de ir a juicio oral, y ahora hubo una ampliación por delitos muy graves: se le imputa ser el organizador de una asociación ilícita, compuesta por otros, y de alguna manera de haber entorpecido la investigación”, dijo esta mañana el juez Canicoba Corral, en declaraciones a radio Splendid.
Suárez ya estaba procesado por obstrucción de vías marítimas, acusado de exigir dinero a empresas navieras para capacitar marineros y amenazándolas con que, en caso de no abonar esa suma, no habilitaría autorizaciones para dejar circular a buques extranjeros y motorizaría bloqueos en el ingreso a puertos y servicio de remolque. Según la causa, ese dinero no fue usado para capacitación sino que habría sido desviado a una fundación que presidía Suárez y tercerizado a una sociedad anónima, "San Jorge Marítima", a nombre del tesorero del SOMU.
El histórico jefe del SOMU, del que estuvo al frente durante 27 años, tenía los días contados desde febrero cuando Canicoba Corral lo desplazó e intervino el gremio, a partir de la acumulación de denuncias por diversos delitos y por una convocatoria irregular a elecciones, adelantadas un año por Suárez con el objetivo de asegurarse un nuevo mandato.
La obsesión de Macri
En ese momento, como explicó LPO, en Tribunales se sospechaba que el "Caballo" -el sindicalista preferido de Cristina, según lo definió ella misma- había negociado con Canicoba Corral su libertad a cambio de su salida del gremio, que quedó a cargo de la diputada macrista Gladys González, que en los meses siguientes siguió encontrando irregularidades.
En mayo, este medio reveló que Mauricio Macri dio la orden de meter preso a Suárez como un mensaje para disciplinar a los sindicalistas, que en ese momento lo presionaban con la ley antidespidos. El Presidente hizo llegar un mensaje contundente a Canicoba Corral: o metía preso a Suárez o podía enfrentar un Jury en el Consejo de la Magistratura. Curiosamente, el magistrado pasó de ser en diciembre uno de los principales apuntados por el macrismo a continuar con su labor tranquilamente.
La embestida contra el Caballo se demoró debido a que la causa por administración fraudulenta y extorsión a los barcos no era del todo sólida para justificar la detención, y el juez tuvo que buscar nuevos elementos para imponerle la figura de asociación ilícita, como pretendía el Gobierno. Esa era la acusación inicial de los ex sindicalistas del SOMU que denunciaron a Suárez por crear una red de empresas con testaferros para hacer negocios con el gremio y la obra social.
No obstante, en el Gobierno también hubo voces contrarias a avanzar contra Suárez, como la número dos de la AFI, Silvia Majdalani, que internamente calificaba de “una locura” meter preso al sindicalista. Pero además Macri tuvo que poner en la balanza otros factores, como la reacción del sindicalismo. Luis Barrionuevo, en ese momento muy cercano a la Rosada, y el secretario General de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, le hicieron saber que no era una buena idea.
Ahora, la detención de Suárez sucede en momentos en que la CGT ha endurecido nuevamente su postura y el camino hacia un paro general antes de fin de año parece inevitable, en medio de una relación con el Gobierno que se debilita.
Además de los sindicalistas, seguramente hoy habrá alguien muy enojado con la detención de Suárez: su amigo el Papa Francisco, a quien el "Caballo" visita muy seguido antes de caer en desgracia. Hasta había creado una radio con su nombre.