POLÉMICAS EN TRIBUNALES El peligroso triángulo Espías-Jueces-Importadores

Cuando se investigó al por entonces juez federal con competencia en el puerto Zárate-Campana, Federico Efraín Faggionato Márquez, se mencionó su relación con la ex SideEn La Nación él lo negó aunque fue una forma de confirmarlo:
"(...) Cuentan en Tribunales que su padrino fue Darío Richarte, ex número dos de la SIDE. Faggionato lo desmiente. "Me conocía mucha gente y muchos me apoyaron para que me nombraran juez, tanto del radicalismo como del peronismo", dijo.
El juzgado que recibió le daría un enorme poder: tiene competencia sobre el puerto y la aduana. Investiga todo lo referente al narcotráfico y los delitos ambientales. (...)".
Darío Richarte no sólo fue Nº2 de la ex Side sino que es el socio de Javier Fernández, el auditor general de la Nación tan vinculado durante los años K al lobby judicial de la ex Side, y de Antonio Stiuso en particular.
Acerca de Faggionato, por entonces (2009), se conoció otra denuncia sobre sus motivaciones políticas, compatibles con los intereses de sus aparentes amigos, en medio de la tormenta sobre la efedrina que la Argentina importaba de China/India y reexportaba a México:
"(...) Mario Segovia, imputado en la causa de narcotráfico, denunció que el juez Federico Faggionato Márquez le ofreció darle condiciones favorables en la cárcel para él y su cuñado si, a cambio, decía que conocía al candidato a diputado del peronismo disidente en la provincia de Buenos Aires.
La denuncia coincide con el comienzo de la campaña en la que Francisco De Narváez aparece como rival directo de Néstor Kirchner, y después de que el Gobierno hiciera público que hace tres años, desde un teléfono a nombre del empresario, se hicieron tres comunicaciones a un celular que había pertenecido a Segovia. (...)".
Cuando Faggionato fue removido, quedó a cargo del Juzgado, Sandra Arroyo Salgado, según recordó el Diario Uno:
"(...) Arroyo Salgado agarró lo que era en ese momento un hierro caliente, ya que allí se tramitaba la famosa causa de la efedrina. (...)".
Recientemente Arroyo Salgado fue cuestionada por su colega María Servini de Cubría por la posible extradición a USA de Ibar Pérez Corradi, en un aparente intento de quitarlo de escena. Pérez Corradi es un personaje públicamente vinculado al comercio de efedrina, cuando era legal, según insiste su defensa que lidera un ex subcomisario de la Policía Bonaerense,Juan José Ribelli, a quien Stiuso conoce muy bien.
De acuerdo a Carlos Pagni, en el diario La Nación,  "(...) Los kirchneristas sostienen que Pérez Corradi consiguió con sus acusaciones lo que en realidad quería. Parten de una hipótesis: que Arroyo Salgado es una autómata de Stiuso. (...)".
La curiosa trama en la que confluyen ex espías gubernamentales, jueces federales y funcionarios aduaneros es la hipótesis del ex titular de Aduanas,Juan José Gómez Centurión, al fundamentar que su derrumbe habría sido consecuencia de una asociación ilícita que él investigaba por la importación de efedrina.
La denuncia anónima, en base a audios de realización desconocida y dicen que o editados o parcialmente editados, la tuvo que formalizar la ministroPatricia Bullrich ya que una web de noticias (que no está en la Asociación de Periodismo Digital) las tenía desde hacía varios días e iba a difundirlas, lo que resultaba en un eventual escándalo de corrupción para la Administración Macri.
Pagni -a quien la ex Side intentó condenar durante los días K junto a otros tales como Roberto García, Juan Bautista Yofre y Edgar Mainhard, en el juzgado de Arroyo Salgado- recuerda que el martes 30/08 las autoridades de la Aduana deberían ratificar en el juzgado penal económico de Gustavo Meirovich la presentación de Gómez Centurión
Unos dicen que el presidente Mauricio Macri insiste en que Gómez Centurión será repuesto apenas se establezca su inocencia. Pero otros afirman que no volverá a la Administración bajo ninguna circunstancia y que su futuro es, en todo caso, integrar las listas de candidatos del PRO en Ciudad de Buenos Aires en 2017. Estos le cuestionan, sea inocente o culpable, haber aceptado en su equipo de trabajo a una persona tan controversial como Oldemar Barreiro Laborde.
Luego se agrega que el titular de la AFIP, Alberto Abad, ya desplazó al equipo de Gómez Centurión de la Aduana: no habría retorno.
Abad nunca se llevó bien con Gómez Centurión, en especial objetó sus métodos de trabajo.
Gómez Centurión minimizó esas diferencias.
Pero Abad ya designó a Javier Zabaljáuregui, Hugo Gómez Ramiro Roibas y Juan Cubisino en lugar de los funcionarios que había elegido Gómez Centurión.
En cualquier caso, el tema de la ex Side en acción reflotó las tardías denuncias de Oscar Parrilli, cuando CFK decidió enfrentarse a Stiuso en el marco del 'caso Alberto Nisman'.
Pagni recuerda que Parrilli fue informado que el 18/02/2015 Stiuso fue sacado del país por el ya fallecido funcionario de la Aduana, Damián Sierra. Y que Parrilli acusó a House to House, donde trabajaba Sebastián Sierra, hermano del ocasional chofer de Stiuso, de realizar importaciones clandestinas para la ex Side.
Es extensa la red posible de vínculos entre el 'clan Stiuso' y funcionarios aduaneros o empresarios vinculados a importaciones diversas, incluyendo la efedrina.
Gómez Centurión ha estado indagando al respecto, y ahora surge una telaraña aunque las escuchas telefónicas a Barreiro Laborde se le atribuyen al área de un ex rival de Stiuso, el general César Milani.
En el recorte del diario La Nación se cita a una empresa 3C Consulting (que no tiene vínculo alguno con la multinacional especializada en coaching estratégico), que vincularían a Milani, y al ex director de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia), Fernando Pocino. Algo más: "La lupa se posó sobre el empresario Leonardo Scatturice, a quien esos funcionarios culpan por la divulgación de las escuchas."
En el expediente que se inició en el juzgado federal de Sergio Torres y que ahora se encuentra en lo de Luis Rodríguez, acerca de escuchas secretas de la ex Side, y a las que accedió el bisemanario Perfil fue presentado en sociedad el tal Scatturice:
"(...) El 11 de agosto de 2013, pasadas las 18, acababan de cerrar las urnas de las PASO. El empresario de medios (por Daniel Hadad) llamó al empresario Leonardo Scatturice, ligado a un sector de la ex SIDE. Según la escucha, Hadad “le pasa el dato de que Lanata viaja a Seychelles y va a buscar unos registros que comprometen a alguien que ya no está (en referencia a Néstor Kirchner)”. Scatturice le pasó esa información al segundo de Pocino.
El 11 de marzo de 2014, Scatturice dialoga con Frank Holder, un exagente de la CIA dedicado al negocio de la seguridad y la inteligencia privadas. Scaturrice le habla desde la puerta de la casa de uno de los Cirigliano, clientes de su empresa, y le cuenta que “le llegó el rumor de que Garfunkel estaría comprando Nextel. Holder le dice que no tiene un mango. Scatturice le responde que Hadad le contó que Garfunkel le pagó la plata que le debía a un financista. Scatturice agrega que también se enteró de que Garfunkel se compró una casa en Fischer Island en donde alojó a Scioli unos días atrás, fueron en un avión privado que fue pagado por Garfunkel”. Holder le responde que se trataba de un “buen dato”. Quedan en volver a hablar más adelante. (...)
Según una de las escuchas, Scatturice hizo gestiones en la Dirección Nacional de Migraciones para irse del país con su hija sin la documentación necesaria. Hace averiguaciones en el Ministerio del Interior. Menciona en una de las conversaciones que Enrique Barbuto llamó a Randazo para que lo dejen pasar sin la documentación exigida por la ley y éste lo habilitó. Estos detalles también confirman los amplios vínculos del empresario. (...)
El periodista (Jorge Lanata) y su programa Periodismo Para Todos (PPT) fue una de las preocupaciones de la agencia de Inteligencia privada C3 Consulting, ligada a un sector de la ex SIDE. El agente de la Secretaría de Inteligencia, Alejandro Mota, mantiene varias charlas con Leonardo Scatturice, de C3, sobre el seguimiento y el intercambio de información de Lanata. Mota dijo el 11 de julio de 2013 que, “salvo que el domingo le pase algo extraordinario o se muera de acá el fin de semana, el Gordo hace mucho ruido”, según la transcripción de la escucha que consta en el expediente judicial." (...)".
Volviendo a Pagni: "(...) existe un dato llamativo: un kirchnerista que milita en las redes sociales como Ezequiel Faracovi, publicó en Twitter fotos de un seguimiento a Gómez Centurión desde que se reunió con Barreiro Laborde en el Buenos Aires Design, hasta que salió de un comercio de La Horqueta. Faracovi profesa una devoción incondicional hacia Aníbal Fernández, sospechado de vinculaciones con el tráfico de efedrina, el crimen que investigaba Gómez Centurión. Faracovi también admira a Hebe de Bonafini. En esto coincide con Pocino. (...)".
Investiga la denuncia sobre los audios de Gómez Centurión, el fiscal Marijuan, quien se había encontrado recientemente con Stiuso. Y al juez de la causa Ariel Lijo le adjudican vínculo con un familiar de Alberto Mazzino, ex colaborador de Stiuso en la ex Side. Se percibe que Gómez Centurión se siente rodeado ante el próximo peritaje de los audios.
Según Pagni, "Los mismos servicios de inteligencia sospechosos de proteger al contrabando o al tráfico de drogas, han subyugado a la justicia federal, encargada de castigar esos delitos. Un ejemplo: cuando Centurión desplazó al responsable de la Aduana de Ezeiza recibió un llamado del fiscal Eduardo Miragaya, que trabaja en la AFI para Silvia Majdalani, tratando de impedirlo. Centurión fue suspendido por una llamada dudosa. Miragaya sigue en funciones a pesar de una llamada inequívoca."
Le faltó recordar el vínculo tan cercano de Miragaya con la jueza federal María Servini de Cubría.


urgente 24