Lo visto en Jackson Hole no es suficiente para el dólar Por Saxo Bank

El dólar estadounidense se cuadró y se recuperó con fuerza en el cierre de la sesión de la semana pasada después de que lapresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, hablara en una conferencia de Jackson Hole, Wyoming.
El movimiento en el mercado ha sido más notable de lo que fue justificado por el discurso de Yellen. Fue una sorpresa, de hecho, que la presidenta de la Fed se tomara la molestia de comenzar con una serie de comentarios sobre la economía de Estados Unidos y la probabilidad de nuevas subidas de tipos en medio de expectativas de que el discurso - titulado "Diseño de marcos resilientes dela política monetaria para el futuro" - sólo se ocupara de la orientación de la política a largo plazo de la Fed.
No obstante, cuando emitió su discurso, el dólar estadounidense se fortaleció primero con los titulares con un tono más hawkish, antes de debilitarse de nuevo ya que sus comentarios fueron en realidad menos acentuados.
Más tarde, no obstante, el dólar empujó fuertemente al alza y terminó la sesión y la seaman en sus niveles más fuertes en dos semanas. Gran parte del crédito para este movimiento fue dado por el vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, quien en una entrevista el viernes indicó que las palabras de Yellen sugerían como mucho, dos subidas de tipos este año si los datos económicos son lo suficientemente fuertes.
Pero si una subida de tipos a corto plazo es el único conductor de la fuerza del dólar, podemos esperar que esta fuerza fracase. La mayoría del discurso de Yellen, después de todo, se hizo eco se de muchos de los comentarios que hicieron otros oficiales del banco central, y subrayó que una serie de factores han impulsado la denominada "tasa neutral" para la política de la Fed cercana a cero.
Por lo tanto, cualquier tono hawkish es inevitable a corto plazo, el banco ve poco peligro de un sobrecalentamiento de la economía o saltos desagradables de la inflación. La ironía es que es propia formulación de políticas de la Fed está contribuyendo a los vientos en contra que enfrenta el crecimiento de la economía, particularmente la baja productividad.
Tasas bajas o a cero no permiten que se elimine la morosidad y no empujan a los actores improductivos a la quiebra a la que pertenecen. También fue tedioso tener en cuenta las previsiones de Yellen y QE - posiblemente con un mandato de compra de activos ampliado - que siguen siendo las mejores herramientas para hacer frente a futuras desaceleraciones económicas.
Este discurso de Jackson Hole fue una gran oportunidad para que la Fed reconociera sus errores políticos y Yellen casi no lo hizo. La presidenta de la Fed también minimizó lo que es probable que sea el conductor más importante de la política: el estímulo fiscal.
Si el mercado ha comenzado a comprar dólares y vender activos de riesgos ante el tono hawkish de la Fed a corto plazo, creemos que este movimiento se desvanecerá si los datos de esta semana en EE.UU. son débiles.
Pero quizá la reacción de Yellen es algo completamente distinto, y permanece camuflada por la fijación sin sentido en el calendario de subida de tipos. El movimiento al alza en la divisa de EE.UU. y más bajo en los activos de riesgo podría ser en su lugar debido al agotamiento de las posiciones largas "para alcanzar el rendimiento" que ha conducido a los mercados desde la crisis vista a principios de este año. El mismo que vimos con el activismo de los bancos centrales por parte del BCE, el Banco de Japón, el Banco de Inglaterra/Brexit, llevando albono alemán a 10 años a menos 7 puntos básicos y
El movimiento más arriba en la moneda de Estados Unidos y más baja en los activos de riesgo en su lugar podría ser debido al agotamiento del comercio de larga data "alcanzar para el rendimiento" que ha llevado a los mercados desde la crisis visto a principios de este año - el que vio el activismo banco central de el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra / Brexit teniendo rendimientos alemanes a 10 años hasta menos 7 puntos básicos y llevando a los buscadores de rendimiento desesperados hacia el mercado de acciones y, por tanto, creando nuevos máximos históricos en los índices de EE.UU.
Si eso es lo que se está desarrollando, podríamos estar en una larga caída en los mercados de activos y ante una fuerte y sostenida subida en el dólar, especialmente contra los mercados emergentes más arriesgados y las divisas de mercados desarrollados. En otras palabras, esta reacción podría sugerir que los bancos centrales están perdiendo el poco atractivo que les quedaba.