La campaña de Hillary Clinton manchada por un escándalo sexual

Huma Abedin tiene 40 años y ha trabajado junto a Hillary Clinton desde que era primera dama, pasando por el Senado, la Secretaría de Estado y ahora en su campaña presidencial. Esta semana, por fuerza de un escándalo mediático, reveló un acontecimiento que puede influir en la opinión pública estadounidense: decidió divorciarse de su marido.
“Después de una larga y dolorosa reflexión y trabajo sobre mi matrimonio, he tomado la decisión de separarme de mi marido”, declaró públicamente. Sin embargo su comunicado llegó un poco más tarde que la noticia del diario 'The New York Post' que publicó fotos y mensajes de textos sexuales que enviaba su esposo, el ex representante Anthony Weiner, a otra mujer.
Como si esto no fuera suficiente, en las imágenes Weiner aparece en ropa interior, en la cama y con su hijo de 5 años durmiendo.

Trump busca sacar ventaja

Weiner es un ex representante por el Partido Demócrata del Estado de Nueva York en el Congreso de los EE.UU. que ya ha tenido antecedentes en el tema. En 2011 debió renunciar a su banca cuando admitió que intercambiaba fotos y mensajes con contenido sexual explícito con por lo menos seis mujeres. En 2013, nuevamente tuvo que reconocer que enviaba mensajes del mismo estilo a otras mujeres. Fue entonces que su esposa decidió perdonarlo públicamente y tratar de reconstruir su matrimonio. Sin embargo, ahora la decisión fue distinta.

Curiosamente el propio Trump financió en varias oportunidades las campañas de Weiner. Así lo dio a conocer 
NBC News al difundir que el empresario había aportado para las campañas del ex representante en 2007 y 2010 e incluso en 1997 cuando un joven Weiner se postulaba para el concejo de la ciudad de Nueva York.El escándalo no tardó en ser aprovechado en el marco de la campaña electoral y el propio Donald Trump -que viene relegado en las encuestas- se refirió al tema. “Se trata de una decisión muy sabia”, dijo el magnate en relación al divorcio. Sin embargo aseguró que teme por el país ya que Hillary Clinton "fue impudente y negligente al dejar a Weiner tener tal proximidad con informaciones altamente confidenciales". Trump se preguntó: "¿Quién sabe lo que él supo y con quién habló? Es justo otro ejemplo del juicio equivocado" de su contrincante.
El divorcio de Abedin y Weiner también volvió a poner en escena el debate sobre el 'sexting', que es el nombre como se conoce al intercambio de mensajes y fotos eróticas por medios electrónicos. Esta práctica se ha extendido en los últimos años con el desarrollo de nuevas tecnologías como los teléfonos inteligentes. Desde entonces la filtración de imágenes privadas a través de internet se ha vuelto mucho más común y ha desencadenado este tipo de acontecimientos.