El precio de la soja sigue en baja y ahora los productores apuestan al maíz

Se espera la mayor siembra de los últimos 16 años. El impacto de la eliminación de retenciones en la rentabilidad.
El precio internacional de la soja no solo está lejos de los u$s 500 –que en algún momento del año pareció encaminarse- sino que ahora se está alejando de la barrera de los u$s 400 debido a las buenas noticias climáticas que llegan de Estados Unidos.
En la jornada de este lunes en el Mercado de Chicago (CBOT), el principal producto de exportación argentino cerró con leves bajas a u$s 361 por tonelada, al tiempo que en la zona de Rosario (Up River) se negoció a $ 4000 con descarga inmediata.
Se trata de un valor que, evidentemente, está lejos de las expectativas de los productores sojeros de cara a la próxima campaña 2016/17 en función a que las primeras estimaciones hablan de una caída del área de siembra de entre un 3 y un 5 por ciento.
En números concretos, dicha caída se ubicaría entre 500.000 y 700.000 hectáreas que se destinarían a la producción de maíz, un producto que ya no cuenta con retenciones, a diferencia de la soja que aún tiene un 30 por ciento de derecho de exportación.
 Informe "Argentina, granero del mundo" de la Bolsa de Comercio de Rosario
En este contexto, los analistas agropecuarios más reconocidos proyectan que el área de siembra de maíz aumentaría en torno a un 25 por ciento, lo que significará sumar alrededor de un millón de toneladas a los planteos a nivel nacional.
“Tenemos en vista una buena campaña maicera. Todo favorece al cereal en lo referente al uso de la mejor tecnología disponible”, sostuvieron en un reciente informe las especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) Sofía Corina y Emilce Terré.
Además, según datos oficiales, un dato que muestra el buen momento que está pasando el cereal es que en lo que va del año se exportaron 11 millones de toneladas, mientras que las empresas agroexportadoras llevan compradas unas 15 millones de toneladas.
Cabe mencionar que a diferencia de la soja, el maíz soporta mucho mejor los cada vez más frecuentes temporales severos que se registran en las zonas productivas argentinas, aunque el riesgo económico es mayor por el volumen de la inversión requerida.
“La capacidad de generar competitividad, que solo exhibe el sector agropecuario, será de enorme relevancia para el resultado final”, dijo a La Política Online, el director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI) Marcelo Elizondo.
“Los precios internacionales continuarán bajos en el mundo y los volúmenes de las exportaciones mundiales, después de crecer 2,6 por ciento el año pasado, este año aumentarán entre 2,5 y 3 por ciento”, agregó Elizondo.
Así las cosas, la semana pasada las empresas agroexportadoras liquidaron u$s 548 millones, mientras que en lo que va del año la liquidación del sector asciende a u$s 17.149 millones (se estima que finalizarán el año en torno a los u$s 28.000 millones).
De esta manera, durante la presente campaña 2016/17 el área de siembra de maíz sería la mayor de los últimos 16 años y se ubicaría así entre 4,2 y 4,5 millones de hectáreas, según datos recientes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).
Por último, de cara a la próxima cosecha, el INTA Pergamino calculó que en la zona norte de la provincia de Buenos Aires la rentabilidad del maíz sería de entre u$s 253 y 423 por hectárea con rindes promedio de 75 y 97 quintales, respectivamente.