Drogas y el acceso a páginas prohibidas por el Estado: ¿qué es y para qué sirve la dark web?

Es un lugar desconocido para la mayoría de los usuarios: de lugares donde poder comprar drogas desde el anonimato hasta una vía para acceder información sobre gobiernos insondables, las autoridades no pueden rastrear dónde y quiénes manejan las páginas.
La diferencia entre la dark web y la convencional es que todo puede estar disponible en ella sin ninguna ley externa que determine si algo es legal o no. ¿Por qué? Porque las diferentes agencias de seguridad de todo el mundo no pueden hacer nada -en la mayoría de los casos- porque no saben dónde están esas páginas ni saben quiénes son los dueños.


Si bien en la dark web hay muchos contenidos negativos, como la venta de drogas, armas o pornografía infantil, hay muchas positivas. Es, por ejemplo, muy utilizada por periodistas que manejan información sensible, personas que están bajo un gobierno que censura contenidos (la última gran noticia relacionada a esto es que Turquía bloqueó el acceso a WikiLeaks cuando filtraron correos electrónicos pertenecientes al partido político dominante en el país), aquellos que desean revelar información sin correr el riesgo que sepan quiénes son o no activistas, entre otros.

Alec Muffett, un ingeniero de Facebook de Londres, dijo que muchas de las personas que deciden acceder a la red social a través de Tor deciden hacerlo por temas relacionados a "la privacidad, seguridad y protección". Muchas de esas personas se conectan a Facebook por estar detrás de conexiones controladas por gobiernos que no les permiten el acceso.

Las conexiones a través de Tor aumentan notablemente cuando un gobierno en particular bloquea el acceso a las redes sociales. Fue el caso de Bangladesh a fines de 2015, cuando bloquearon el acceso a Facebook por tres semanas.

Esta manera de conectarse a Internet creció notablemente en los últimos años gracias a Edward Snowden, el informático que trabajaba para la CIA y NSA y que reveló que éstas dos agencias de seguridad interceptaban las comunicaciones de cualquier persona del mundo.

Los usuarios a la dark web no paran de crecer, pero todavía está muy mal vista. El Center for International Governance Innovation hizo hace un tiempo una encuesta a más de 24 mil personas de 24 países diferentes preguntándoles qué opinaban de la dark web.El 71% respondió que deberían cerrarla.

DARK WEB vs DEEP WEB
Algunos usuarios confunden la deep web de la dark web. Si bien pueden parecer lo mismo, no lo son. La deep web está compuesta por links que no están indexados por los buscadores (es decir que Google no puede encontrar), pero a los cuales el usuario puede acceder sin problemas si tiene la dirección exacta. A la dark web solamente se puede acceder habiendo instalado un software previamente.

¿CÓMO ACCEDER A LA DARK WEB? 
Para poder hacerlo hay que, primero, utilizar un software de anonimato llamado Tor. Puede parecer algo para hackers, pero en realidad es una aplicación que, después de descargarla y ejecutarla, se encarga de hacer que tu computadora sea inalcanzable. ¿Cómo? En vez de conectarte directamente a una página web, envía tu IP (algo así como el número de documento que tiene tu conexión a Internet) y se conecta a diferentes servidores para, después, conectarse finalmente a un sitio. De esta manera hace que nadie pueda revelar tu verdadera locación.

PASO A PASO, CÓMO INSTALAR Y USAR TOR

  • Descargar el softwarte de la página oficial (está disponible Windows, OS X y Linux)
  • Instalarlo como cualquier aplicación
  • El resultado será un nuevo navegador que, justamente, se llama Tor. Con ejecutarlo ya podrás navegar en las páginas de extensión .onion(es el .com de la dark web)
  • Podés encontrar diferentes páginas en la Hidden Wiki, un directorio de páginas a las que se puede ingresar solo a través de la Dark Web
La Dark Web nace para crear el anonimato, característica que es imposible en la web convencional. De ahí en adelante, como en la vida, las decisiones que puedan tomar sus usuarios de realizar cosas ilegales -como vender o comprar droga- o hacer cosas completamente legales -como acceder a Facebook si un gobierno no se los permite-, queda en mano de ellos.