Cómo la intervención de los bancos centrales ha puesto el mundo patas arriba

En este episodio de 'Keiser Report', desde Kingston, Nueva York, Max y Stacy comentan cómo el mundo se ha puesto patas arriba a causa de la naturaleza fraudulenta de la intervención de los bancos centrales, que ha hecho que los mercados, los precios y los datos económicos dejen de tener sentido. En la segunda parte del programa, Max continúa su entrevista con Gerald Celente, de TrendsResearch.com, con el que conversará sobre el espíritu empresarial y las elecciones de EE.UU.

"Mientras el mercado de deuda grita 'recesión', los mercados bursátiles gritan 'recuperación'; los bancos centrales han hecho de la economía una farsa", afirma un usuario en Twitter citado por Stacy Herbert para describir la situación actual. "Es una definición espléndida de la realidad", apunta.
"El problema es que vivimos en una era en la que todos los problemas se resuelven emitiendo moneda; da la sensación de que no hay un solo problema sobre la faz de la Tierra que no pueda resolverse de esa manera. No hay quiebras empresariales, disminución de ganancias, desplome de salarios, fracaso de la política exterior, fraudes electorales, inflación y 'encogiflación' que no se curen mediante esto", critica Max Keiser, que indica que los banqueros centrales "se creen dioses que recorren el universo obsequiándonos a todos con cantidades ilimitadas de emisión de moneda".
"Pero cuando en su mítico viaje al sol las alas de cera de la política monetaria se derritan, se producirá una regresión a la media (...) nos enfrentamos al caos más absoluto; y ese caos puede estallar en cualquier momento", alerta el copresentador.

La arquitectura de los mercados, ¿violada?

Keiser opina que "se está violando la arquitectura de los mercados". "El hecho de que se estén comprando bonos para aumentar el valor del capital y acciones para percibir ingresos demuestra que la arquitectura con la que vienen diseñándose los mercados desde hace 100 o 150 años está totalmente patas arriba", sostiene.
El copresentador alerta de que en este escenario resulta bastante difícil abrir nuevas empresas: "Lo único interesante que podemos hacer es anticiparnos a las decisiones de los bancos centrales, es decir, pedir dinero prestado al 0% de interés con la esperanza de que sigan con esa política monetaria relajada y comprando bonos en el mercado de la deuda para poder enriquecernos".
"La naturaleza fraudulenta de la intervención ha hecho que los mercados, los precios y los datos económicos dejen de tener sentido", sentencia Herbet.