Cómo blanquear gratis "por partidas" y el temor a las ex

Una alternativa para blanquear a costo cero es hacerlo por partidas de u$s 20.000, ya que hasta $ 305.000 es gratis. Por lo tanto, muchos podrán ponerlo a nombre de su pareja, de sus hijos mayores de 18 años, de las esposas de sus hijos y de hermanos. Quienes tienen más para blanquear prevén realizarlo por "partidas familiares" de u$s 50.000, ya que hasta $ 800.000 la alícuota es de sólo el 5%.
El temor al blanqueo es que en el futuro venga un Gobierno que obligue a repatriar los bienes, a que las ex parejas se enteren de las declaraciones juradas y, por un tema de seguridad, a que las listas del blanqueo se vendan y sus titulares terminen siendo blanco de secuestros. Por eso, recomiendan hacerlo a nombre de fideicomisos, de modo de mantener el anonimato.
Al que no blanquee y la AFIP lo descubra, puede perder el 60% de su patrimonio, además de quedar expuesto a una causa penal cambiaria y tributaria, con los gastos en abogados penalistas (suelen ser los más caros) que puede llegar a ocasionar.
Según explican los especialistas, si a alguien le descubren activos en el extranjero, automáticamente le hacen una presunción del 60%: 35% por el incremento patrimonial, más 21% de IVA, más un adicional por gastos no deducibles; además habría que sumarle las multas por defraudación. No obstante, el dinero que no corre el mismo riesgo es el que está en el ‘Colchón Bank‘: ése es imposible que lo descubran, ya que la AFIP no tiene forma de saber cuánto guarda cada uno en cajas de seguridad, pero sí en cuentas bancarias.
En el mercado también consideran que “mucha gente que quería blanquear se quedará afuera, por el nivel de prohibición que pusieron, ya que no pueden entrarno sólo los ministros, sino tampoco secretarios, subsecretarios ni directores del Estado nacional, provincial, ni municipal, aunque no sean funcionarios full time, y tengan su estudio jurídico. Aunque quieran (y muchos quieren), no podrán hacerlo porque la ley se los impide, por lo que unos cuantos se quedarán afuera”.
Al Gobierno le hubiera gustado que el blanqueo fuera más liberal, pero no les quedó otra que poner límites a la participación de funcionarios. Hasta los bancos suizos amenazan con cerrar cuentas a quienes no blanqueen.