PENA DE HASTA 6 AÑOS Tinelli podría ir preso por su sociedad con Cristóbal López

Durante la última emisión del programa Animales Sueltos se adelantó que el conductor Marcelo Tinelli fue citado a indagatoria para declarar por irregularidades fiscales. La primicia fue presentada por el periodista Eduardo Feinmann quién calificó como “delito grave”.
 
Tinelli ocupó sus últimos días en terminar de definir institucionalmente su nuevo proyecto: la Superliga y a atacar a usuarios en la red social Twitter que lo vinculaban aCristóbal López y a los gobiernos de Néstor Cristina Kirchner.
 
“El fiscal lo citará por aportes previsionales no pagados. Es el primer hecho de defensa, después de elementos de sospecha previo a la pesquisa. Tinelli es el presidente de Ideas del Sur y no puede haber desconocido las irregularidades en un organigrama que lo completan Carlos Fabián De SouzaMarcelo Scoltore y el propio López”, aseguó el periodista.
 
“Tinelli sabe que el juzgado número 3 está a cargo de un juez muy duro. Está muy preocupado”, remató Feinmann. Al respecto, Fantino aseguró: “Llamaron desde el Gobierno a Tinelli para bajar la guerra, pero a ninguno de los dos les conviene. Hay una guerra declarada”.
 
Puede ir preso
 
El abogado que representa a los empleados de la productora Ideas del Sur que denunciaron al Grupo Indalo por el incumplimiento de pagos previsionales se refirió al caso y aseguró que "(Marcelo) Tinelli puede ir preso".
 
El conductor de "ShowMatch" se asoció con Cristóbal López en 2013 cuando "el zar del juego" compró el 70% de la productora y cayó bajo la lupa de la Justicia luego de que se lo denunciara por evasión fiscal.
 
"Es un delito grave. Es un delito de consumación automática. La denuncia penal es contra el representante legal, que resulta ser Tinelli", contó Gonzalo Espinoza Paz en diálogo con Radio El Mundo.
 
"Podría ser citado a indagatoria y es bastante difícil que como presidente pueda deslindarse de la responsabilidad", agregó.
 
"(Marcelo) Tinelli puede ir preso, porque la pena es de 6 años", sentenció.
 
El empresario K es acusado de no haber pagado unos $300 millones de aportes de seguridad social de sus empleados. También se lo investiga por una deuda con el Estado por $8.000 millones por el impuesto a la transferencia de los combustibles que cobró a través de Oil Combustibles y que nunca pagó a la AFIP, otros $250 millones del cobro de peajes como concesionario de autopistas, más otros $520 millones en multas.