La sucursal General Güemes del Banco Nación tiene graves problemas con el cambio

Hace meses que el Banco Central no le provee billetes de baja denominación y los empleados de caja le "quedan debiendo" a los clientes de la sucursal.

Desde hace tres meses que la sucursal General Güemes del Banco de la Nación no es provista de billetes de baja denominación, como son los de 5, 10 y 20 pesos. Esta carencia les provoca a los empleados de caja múltiples inconvenientes a la hora de realizar un pago, cuando el valor a pagar no tiene un numero entero que les permita completar la cifra con billetes de 50 y 100 pesos.
Cuando esta situación tiene lugar, para suplir esta carencia de billetes chicos para completar el pago, deben apelar a la sensibilidad del cliente y, aunque parezca increíble, por tratarse de un banco, les solicitan permiso para deberles lo que en criollo podríamos denominar "el sencillo".
Güemes es una ciudad con gente tranquila y hasta solidaria, donde todavía "nos conocemos todos", especialmente entre las personas mayores, por lo que no es una sorpresa pensar que el pedido es casi siempre aceptado con una disimulada sonrisa.
Así, los clientes dejan esa pequeña diferencia en caja, "al cuidado del cajero de turno", y la pasan a buscar después, aunque la mayoría no lo hace.
La otra posibilidad para salir del paso es redondear a favor del cliente, es decir que el cajero asume la pérdida de esa suma, que puede ser pequeñas en algunos casos, pero con el correr de la mañana va en constante aumento y al terminar la jornada el saldo es deudor. Las razones por las cuales el Banco Central no envía billetes chicos a la sucursal Güemes del Banco de la nación no las conoce nadie. Esta situación ya fue reclamada en varias oportunidades por los empleados sin resultado alguno.


Sin billetes de $500

La sucursal Güemes del banco no solo tiene esta especie de castigo que otras sucursales no sufren, dado que tampoco llegaron aquí los promocionados billetes de 500 pesos, como se esperaba.
Este nuevo valor de la moneda nacional tiene, entre otros beneficios, la carga de una suma cinco veces mayor en los cajeros automáticos, lo que descomprimiría las largas colas de usuarios en busca de la extracción de sus haberes.
Lamentablemente, demás está repetir que durante el último fin de semana largo los cajeros automáticos se vaciaron rápidamente provocando una vez más el disgusto generalizado de los usuarios ya el mismo sábado.
¿Deberá el Banco comenzar a pagar con caramelos y chocolates, como en los almacenes del pueblo? "Sería una opción, pero ni siquiera eso les envían", dijo una señora de pelo entrecano y peinado de peluquería que se retiraba de ventanilla mascullando su bronca ayer. 
Fuente: El Tribuno.info